Tórim centro de evangelización y lucha de Yaquis contra Yoris

Por Fernando Navarro

Tórim centro de evangelización y lucha de Yaquis contra Yoris
En 1855 el pueblo de Tórim fue elegido para ser la Capital Militar y el principal centro operativo de dominio emanado del poder político mexicano, pero antes, en 1623 ya se había erigido como el principal centro de control religioso. Según se constata por los vestigios que brinda Arco del pórtico de entrada al Cuartel Marcos Carrillo, construido en 1885, hoy en ruinas; así como los de la ex capilla de Nuestra Señora de los Ángeles, construida al estilo barroco por el jesuita Cristóbal Villalta, llamada localmente como la Ermita de Tórim. El historiador de la Nación Yaqui, Juan Silverio Jaime León, manifestó que en fechas paralelas y a un costado del centro evangelizador se construyó El Curato, edificado también en 1623 por el Rectorado de San Ignacio para las misiones jesuitas Yaquis, Mayos y los Heulebes, pero fue reconstruido en 1925 al estilo colonial mexicano. Entre las edificaciones antiguas de Tórim, sobresale también en esa misma franja la iglesia, ex misión jesuita de San Ignacio de Tórim, construida desde 1620 y que después de varios siglos, fue remodelada en 1995. Cabe destacar que la lucha más encarnizada contra los Yaquis, históricamente se representa por dos construcciones, la primera de ellas se ubica metros más adelante del cementerio tradicional, y está constituida por la fachada en ruinas del ex Cuartel General Modesto Valencia Molina y ex comandancia de la Primera Zona Militar de México que funcionó entre 1885 a 1913. De hecho entre el Arco del pórtico de entrada al Cuartel Marcos Carrillo y el Cuartel General Modesto Valencia Molina, se encuentran los cimientos en ruinas, así como la fuente principal de los que fue plaza de un poblado militarizado, misma que empujó a los nativos a morar en los márgenes de su propia población. De esta época data también el Hospital Militar del Ejército Nacional de don Porfirio Díaz, desocupado y destruido a partir de 1913, con el triunfo de la Revolución Mexicana. Juan Silverio Jaime León, señaló que a partir de estas fechas tuvo lugar una de las etapas más sangrientas, de las más desastrosas, en la lucha contra los Yaquis por parte de Porfirio Díaz, época en que no hubo disimulo para intentar el exterminio Yohereme; es aquí donde entra la segunda construcción que da testimonio de la guerra en territorio indígena. De hecho la abuela de Juan Silverio fue prisionera de este fuerte militar, según marca la tradición oral entre los Yaquis, misma que hoy atesoran y sopesan para entender su propio pasado y proyectarse hacia el futuro.

Más en Lo relevante

Más en Lo relevante

PROGRAMAS

OMG!
Reto Gaspasa

NOTICIAS