Tras la huella del jaguar.

San Ignacio, es tierra del felino más grande del continente.

Por Damaris López

Tras la huella del jaguar.
El jaguar, el tercer felino más grande del mundo, solo por detrás del león y el tigre, vive en la sierra madre occidental de Sinaloa. En el municipio de San Ignacio, entre los poblados de Del Carmen, Cabazan y San Javier el equipo de investigadores despliega desde el amanecer el trabajo de campo para colocar el equipo de fototrampeo. Documentar la especie que llega a medir hasta dos metros y pesar 130 kilos es una labor de paciencia, retos, persistencia e incluso de labor física. Entre la vegetación se abren paso, primero en un vehículo y luego tras varios kilómetros hay que seguir a pie,en veredas debe subirse poco a poco, a veces bajar algunos tramos y hacer a un lado la maleza. Luego de caminar varios kilómetros, el lugar elegido para colocar la cámara es un pequeño riachuelo, lugar obligado para las diferentes especies puesto que llegaran a beber agua. Yamel Rubio, investigadora de la Universidad Autónoma de Sinaloa revelo que los jaguares detectados durante el primer censo hace cuatro años son mñas robustos que los localizados en la península de Yucatán, lo que demuestra una buena alimentación y condiciones óptimas para su desarrollo El mayor problema para la conservación de la especie es la cacería furtiva, por eso el objetivo principal es hacer labor entre los habitantes para que el jaguar se convierta en parte de su identidad ya que incluso su presencia en la región puede ser palanca para impulsar ecoturismo y proyectos productivos. Esta zona es rica en flora y fauna y se ha involucrado a la población al cuidado del entorno, una de las herramientas más valiosas sobre todo para las nuevas generaciones es el Museo del Jaguar, ubicado en Cabazan, San Ignacio. Aquí además de explicar la fundación de los pueblos y sus costumbres de vincula al jaguar a la vida cotidiana mediante recorridos de alumnos de educación básica y festividades con los vecinos. En lo que respecta a los campesinos y ganaderos se explica que el jaguar no atacará los animales mientras su habitat serrano este en equilibrio. Hasta la fecha el humano y el jaguar han podido convivir al grado de desprender anécdotas. El resultado del fototrampeo se tendrá en el mes de febrero y los datos serán comparados a nivel nacional con otras entidades. Para los antiguos pueblos prehispánicos el jaguar se asemejaba a una deidad, en un mundo donde la modernidad impone, se busca conservar la especie y llevar al cabo acciones para evitar la desaparición de este felino que esta en peligro de extinsión.

Más en Lo relevante

Más en Lo relevante

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes