Autoempleo a la tercera edad.

Por ausencia de pensión o porque la misma es insuficiente decenas de personas de la tercera edad siguen trabajando en la búsqueda de sustento.

Por Damaris López

Sus rostros y su cuerpo reflejan las décadas, luego de una larga vida de trabajo iniciada desde la niñez, ahora en la tercera edad y ante la insuficiencia de recursos buscan un sustento día con día. Tienen circunstancias diferentes y a la vez similares. Mientras por 50 años vendió frutas alrededor del hospital del IMSS, Manuel Ramírez ya no lo puede hacer porque a duras penas camina con muletas. Tiene 80 años, no cuenta con ningún tipo de pensión porque no tuvo seguridad social y ahora cuida automóviles estacionados a un costado del hospital desde las cinco y media de la mañana hasta las cuatro de la tarde. En situación similar esta Gregorio García, bajo la sombra de los árboles afuera del Panteón Civil y con 79 años a cuestas espera la cooperación voluntaria de las personas para completar sus gastos porque el apoyo del 70 y más le es insuficiente. Como ellos miles de personas de la tercera edad buscan un sustento diario, ya sea por dolencias físicas o por deficiencias del mismo sistema no pueden obtener un empleo formal y optan por autoemplearse. Don Manuel y don Gregorio cuidan autos en la vía pública y preponderan su labor porque de algún modo inhiben que se roben piezas de vehículos o incluso un travieso dañe la carrocería. Con humor y hasta un aliento de resignación señalan que aún son productivos y dan el ejemplo a jóvenes que no quieren trabajar. Hay personas que les dan desde un peso hasta 20, otras ni las gracias, mientras ellos cuentan con el transcurso de las horas las ganancias que varían porque mal día giran en 50 pesos, en uno bueno 200 pero a estas cantidades se les resta la alimentación.

Más en Reportajes

Más en Reportajes

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS