Personas con capacidades diferentes llaman a las autoridades a tener oportunidades.

Pese a los problemas y dificultades, jóvenes buscan salir adelante.

Por Damaris López

Los problemas físicos de Francisco Alberto Ibarra Fong y Emir Barajas Toledo representan un freno para lograr un buen desarrollo e integración social en varios aspectos. Francisco vivió la educación básica en el silencio, se apoyaba con sus compañeros y la maestra especial para poder estudiar. Con el transcurso de los años obtuvo la habilidad de leer los labios, así terminó la preparatoria pero no fue hasta que ingresó a la carrera de educación física en la Universidad Autónoma de Sinaloa cuando aprendió el lenguaje a señas. Su problema auditivo es agudo y se ha enfrentado con elementos de seguridad en supermercados ya que al pasar la puerta de salida en varias ocasiones suena la alarma y el no la escucha. Incluso ha sido hostigado por ese motivo, luego de los incidentes los guardias de tiendas comerciales se dan cuenta de su problema de audición. Además de la falta de oportunidades laborales y en otros ámbitos por no escuchar recomienda a ciudadanos tener paciencia a personas como él. Aconseja a la autoridad entablar acciones para este sector de la población, como por ejemplo en indicaciones específicas colocar luces. Un problema físico pero diferente también debe sobrellevar Emir Barajas Toledo, pero estar en silla de ruedas no le ha impedido estudiar la carrera de químico-farmacéutico-biólogo en la U.A.S, donde hizo buenos amigos que lo cargan para bajar y subir escaleras en la facultad. Considera un acierto de la autoridad el adaptar varios camiones del transporte urbano para personas que tienen problemas de movilidad. Sin embargo son dos motivos la mayor indignación de Emir, la falta de respeto a los lugares de estacionamientos para personas con capacidades diferentes además de la deficiente infraestructura urbana en la ciudad, edificios y lugares públicos. Emir Barajas Toledo enfatiza que la autoridad debe ser más enérgica para sancionar a los automovilistas que se estacionan en lugares exclusivos para ellos. Recordó que la Ley de Integración Social de Personas con Discapacidad, aprobada en 2013, en el capitulo dos inciso G, establece que ellos tienen el derecho de manera preferencial de servicios públicos estacionarios. La ley de Integración Social de Personas con Discapacidad expone los derechos a ejercer por este grupo entre los cuales se encuentran educación en todos los niveles, facilidades para su desplazamiento, rehabilitación laboral y capacitación para el trabajo entre otros puntos. Pero además envuelve a las autoridades estatales y municipales para entablar políticas públicas a su favor.

Más en Reportajes

Más en Reportajes

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS