Una selfie puede ser más ofensiva de lo que crees

¿Eres de los que quiere ser parte del cambio o de los que vale?

Por Olivia Guzon

Una selfie puede ser más ofensiva de lo que crees
Los selfies y las fotos para redes sociales se han convertido en una cultura popular. Nos tomamos fotos en cada lugar que visitamos y disfrutamos de bromear con filtros sin importar donde estemos.

Y es que por alguna razón ahora nos encanta dar a conocer dónde estamos y qué hacemos todo el día, pero cuidado, puede que creamos que un selfie o una foto chistosa es algo divertido, pero a veces lejos de hacernos ver bien ante los demás (como la mayoría pretende), puede ser sumamente ofensivo e irrespetuoso.

La falta de respeto por ciertas situaciones o lugares en las redes sociales es algo que el escritor israelí-alemán Shahak Shapira notó desde hace años, pero nunca antes tan pronunciado como en la capital alemana, específicamente en el homenaje a las víctimas del Holocausto, donde lejos de sentir el dolor y la magnitud de la masacre, los visitantes parecen considerarlo el fondo perfecto para fotografías divertidas o selfies con grandes sonrisas.

Impactado por la falta de sensibilidad de las personas, Shapira decidió buscar selfies y fotos que insultaban la memoria de las víctimas en Facebook, Instagram, Tinder y Grindr, así como comentarios, hashtags y post que los acompañaban. Para su sorpresa encontró bastantes, de las cuales seleccionó 12 y cambió el fondo por verdaderas imágenes del holocausto para resaltar la ironía de quienes las habían publicado en las redes sociales.

“Es un fenómeno que empecé a notar en Berlín y luego empecé a ver ese tipo de imágenes en todas partes. Sentí que las personas tenían que darse cuenta de lo que estaban haciendo realmente, o cómo otros podrían interpretar sus acciones”, comentó el escritor a la cadena británica BBC.

El resultado fue una serie fotográfica titulada “Yolocausto”, en relación al lema que definió a la generación millenial alrededor del 2011 y que significa “you only live once” (sólo se vive una vez en español), y a la terrible masacre, la cual fue publicada en enero en una página de internet con el mismo nombre.

“Me preocupa que los jóvenes no entiendan la importancia de estos homenajes. En realidad, no están ahí para mí, para los judíos, ni siquiera para las víctimas, están para que la gente actual, son una especie de brújula moral”, expresó Shapira, de 28 años.

Dado que las imágenes se sacaron de cuentas públicas de redes sociales, Shapira no buscó el permiso de los protagonistas ni avisó del proyecto. En la página únicamente incluyó una dirección de correo para que si alguno de los retratados quisiera que su foto se eliminara lo contactara. Sarcástica la dirección era [email protected] (“douche” es una persona imbécil y arrogante).



La página fue visitada por 2.5 millones de personas y de hecho llegó a alcanzar a las 12 personas que salían en las fotografías, aseguró el escritor en un mensaje publicado en el sitio que reemplazó las imágenes.

Según Shapira la mayoría se disculparon y borraron las fotografías de sus propias redes sociales; sin embargo, hubo una reacción en especial que cautivó al escritor.

Una de las imágenes presentaba a un joven saltando entre los bloques de concreto del homenaje con el post “Saltando sobre judíos muertos @HolocaustMemorial”. Al reemplazar los bloques por verdaderos cuerpos, el resultado era verdaderamente mórbido. El chico al ver la imagen contactó a Shapiro para disculparse.



“Soy el chico que te inspiró a hacer Yolocaust o eso he leído al menos. Soy el que está ‘saltando sobre’… ni siquiera puedo escribirlos, estoy bastante cansado de verlo en todas partes. No era mi intención ofender a nadie. Ahora no dejo de ver mis palabras en los titulares de noticias.

He visto el impacto que esas palabras tienen y me parece una locura, no era lo que quería…. La foto se suponía que era una broma para mis amigos. Me conocen por hacer chistes de mal gusto, bromas estúpidas y chistes sarcásticos. Y ellos lo entienden. Si me conocieras tu también lo entenderías. Pero cuando se comparte, y llega a desconocidos que no tienen idea de quién soy, solo ven a alguien ofendiendo algo que es importante para alguien más o para ellos.

Esa no era mi intención y lo siento. En verdad.
Con eso en mente me gustaría ser undouched”

El artista borró las imágenes de todos los que lo solicitaron, pero finalmente uno de los protagonistas ejerció acción legal contra él y el proyecto fue removido del Museo Judío de Nueva York, donde la exposición se mantenía en exhibición.



Un selfie puede ser inofensivo, pero si uno ignora el contexto de la situación o el lugar y vive inmerso en lo superficial de las redes sociales puede, sin duda, ser contraproducente y bastante ofensivo. Así que la próxima vez que estés por tomarte una foto haciendo gestos chistosos, sexys o dando tu mejor pose, piensa bien si tu conducta es adecuada en ese escenario. Valora tu entorno, es verdad que sólo se vive una vez, pero eso no excusa para ser insensible; al contrario, sólo tienes una oportunidad de demostrar de qué estás hecho, que valores son los que te han inculcado y qué tipo de persona eres.

¿Eres de los que quiere ser parte del cambio o de los que vale?

También te puede interesar:

Más en Internacional

Más en Internacional

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS

Clientes