¿Indiferencia, negligencia o ignorancia? Niños mueren por golpes de calor en vehículos

Desde 1998 hasta el 9 de junio del 2017, se han presentado 711 casos

Por Olivia Guzon

¿Indiferencia, negligencia o ignorancia? Niños mueren por golpes de calor en vehículos

Primero se empieza a calentar el tablero y el volante, después sube la temperatura de los asientos, estos objetos calientan el aire a su alrededor. No importa si el sol pega de manera o directa o no en el vehículo, las ventanas están cerradas y el aire caliente al interior se acumula.


El cuerpo empieza a sudar, si hace tanto calor ¿por qué no baja las ventanas? ¿por qué no se baja del carro? No lo hace porque no puede, está amarrado a su asiento. De hecho, no sabe caminar aún, sus manitas no coordinan lo suficiente para desabrochar su cinturón. No sabe lo que está sucediendo, quiere pedir auxilio, pero no sabe hablar. Lo único que puede hacer es llorar, desesperadamente.


Casi no puede respirar, está empapado de sudor, así que su llanto se va haciendo cada vez más débil, tiene sueño, está cansado. Respirar es ahora un esfuerzo demasiado grande para sus pulmones llenos de aire caliente, cierra los ojitos y deja de llorar para guardar las pocas energías que le quedan, seguro pronto llegará alguien. ¿Mamá? ¿Papá? ¿Dónde están?

 

La muerte de infantes, en su mayoría menores de 2 años, por golpes de calor al interior de vehículos es algo que desgraciadamente sucede en muchos países, en especial Estados Unidos, el cual tiene el mayor número de casos registrados. 


Desde 1998 hasta el 9 de junio del 2017, se han presentado 711 casos, de los cuales un promedio de 38 al año lleva a la muerte de los pequeños, según un informe de la organización No Heat Stroke, la cual monitorea este tipo de tragedias.


La organización ha descubierto que el 54 por ciento de los casos han sido ocasiones no son intencionales, sino producto del olvido de los padres, en su mayoría el padre de familia.


Existen varias historias de casos de este tipo, pero ninguna tan trágica como la sucedida en el 2009 en Saltillo. Cuando un padre creyó haber dejado a su hijo Santiago de nueve meses en la guardería, pero en su lugar se dirigió a su trabajo. Seis horas después, el padre manejó hasta la guardería en busca de su pequeño sólo para encontrarse con que éste nunca había llegado, voltear al asiento trasero y encontrarlo muerto por asfixia.


Sus intentos desesperados por reanimar al bebé fueron inútiles. Se calcula que la temperatura ambiente ese día era de 30 °C, sin embargo, al interior de un vehículo, en tan sólo 10 minuto la temperatura puede aumentar hasta 10 °C.


De acuerdo con un informe de la Fundación MAPFRE, en colaboración con el Comité de Prevención de Lesiones Infantiles de la Asociación Española de Pediatría, con una temperatura ambiente de 29 °C, la temperatura interior aumenta unos 20 °C en los primeros 45 minutos de exposiciones; mientras que a una temperatura ambiente de 39 °C, existen zonas al interior donde la temperatura puede alcanzar los 70 °C. Y en 2 horas y media, sin ventilación, la temperatura interior es 88 por ciento mayor a la exterior.


Y es que en el caso de un adulto cuando el cuerpo humano alcanza temperaturas mayores a los 40 °C, sus órganos empiezan a peligrar, ahora imagina a un pequeño de menos de dos años cuyo sistema termo regulatorio no es aún tan eficiente: su cuerpecito se calienta de tres a cinco veces más rápido que el de un adulto.  


Si bien el olvido es algo no intencional, tampoco puede ser considerado un accidente, ya que al tratarse de un menor la responsabilidad recae completamente en el adulto. Por lo tanto, a pesar de ser la peor pesadilla de cualquier padre es posible que sean acusados de homicidio imprudencial.


"He conocido a muchas de estas familias. Le puede pasar a cualquiera, no son historias de gente mala: algunos son ciudadanos muy respetables, a los que uno no pensaría que algo así puede ocurrirles", dijo Kate Carr, presidenta de la organización Safe Kids Worldwide, en una entrevista con la cadena británica BBC.


“Algunas veces lo que hay detrás son personas con vidas muy ocupadas. La intromisión de la tecnología en los autos también distrae a la gente”.

 

 

Por otro lado, la organización No Heat Stroke, también detectó que el 28 por ciento de los casos de golpe de calor en vehículos son resultado de la falta de supervisión de adultos, pues los pequeños (en este caso niños un poco más grandecitos con mayor movilidad propia) juegan en vehículos sin ser atendidos, lo que puede llevar a que se queden encerrados. Este es otro ejemplo de cómo la indiferencia de los padres puede llevar a trágico desenlace.


Sin embargo, por más alarmantes que sean estos números, lo peor es que el 17 por ciento de los casos en Estados Unidos fueron abandono intencional de alguno de los padres, en este caso la gran mayoría por parte de la madre.


Se trata de 120 niños desde los cinco días de nacidos hasta los 14 años que sufrieron un golpe de calor, afortunadamente no todos murieron, pero en algunos casos el daño es irreparable, pues a temperaturas muy altas (mayores de 40 °C) son las neuronas, en particular las que se localizan en la corteza cerebral, las que sufren más daño durante un estado de hipertermia.


Recientemente, TVP publicó una nota en la cual una joven madre, de 19 años, abandonó intencionalmente a sus dos hijas, de uno y dos años, sin agua ni comida y con los vidrios cerrados, en su carro en Texas, el cual estacionó enfrente de la casa de sus amigos por 15 horas mientras estaba de fiesta. La joven fue acusada de dos cargos de “peligro infantil”, fue liberada con una fianza de 70 mil dólares, pero de ser acusada culpable en juicio podría enfrentar dos años en prisión.


No todos los casos intencionales son un acto de negligencia desvergonzada, muchas veces son resultado de la ignorancia de los padres, quienes no conocen los efectos de un golpe de calor o los subestiman, creyendo que unos cuantos minutos no harán daño al pequeño, pero están muy equivocados.


Entre 2007 y 2009, se registraron 26 casos de golpes de calor en Francia y Bélgica, de los cuales murieron siete niños, según la organización Child Safety Europe. La Real Sociedad para la Prevención de Accidentes no tiene registro de ningún caso en Reino Unido.


En México no se tienen estadísticas sobre este tipo de casos, pero sabemos que sucede y la recomendación, no sólo para los padres de familia sino para todo adulto, es no dejar a los niños en vehículos estacionados cerrados ni tampoco permanecer con ello, pues no importa la edad todos estamos expuestos a un golpe de calor.


De igual manera, como ciudadanos es nuestra responsabilidad pedir ayuda o avisar cuando detectamos a un menor solo en un vehículo. No seas cómplice de este terrible acto de indiferencia, negligencia o ignorancia. Una vida puede estar en tus manos.


 


También te puede interesar:

Papa designa a Aguiar Retes como nuevo Cardenal

Mujer da a luz en banqueta de hospital; Despiden a ginecóloga y director

Hacen pasar metanfetaminas por nopales

Más en Internacional

Más en Internacional

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS

Clientes