asdas

Se gradúa la generación de los 43 en Ayotzinapa

Como profesores rurales se gradúan los que huyeron del ataque; familiares de las víctimas esperan a sus hijos, aún exigen justicia.

Por Redacción TVP

Se gradúa la generación de los 43 en Ayotzinapa

En la normal de Ayotzinapa se pudieron observar los rostros tristes de los egresados por el recuerdo de sus compañeros desaparecidos; Enrique Diego García, padre de dos hijos, logró consolidar el sueño y el de sus padres.

Los que este viernes llegaron a la graduación es por que esa noche, la del 26 de septiembre del 2014, pudieron correr, esconderse, porque esquivaron una bala. Se gradúan por que son sobrevivientes, por que no los mataron, no los desaparecieron, no están en coma.

Pero 42 de esta generación están desaparecidos (más uno de una generación que ya salió), tres están muertos y uno en coma.

Este viernes, la explanada de la normal de Ayotzinapa fue un hervidero de emociones, de sentimientos, todo estuvo revuelto: sobre la tristeza estaba la alegría y sobre esta la tristeza. Por momentos hubo sonrisas y en otros lágrimas.

Son 74 estudiantes que cumplieron sus metas, se convirtieron en profesores y, tal vez, en la esperanza de sus familiares. A otros 46, policías y hombres armados se lo impidieron. Este viernes se graduó esa generación de jóvenes que fueron atacados la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. Policías municipales, federales y presuntos sicarios de la banda Guerreros Unidos los balacearon, los detuvieron, los desaparecieron, los mataron. ¿Por qué? Aún no se sabe. Dicen que los jóvenes tomaron el autobús equivocado. Lo cierto es que este viernes no llegaron a su graduación.

Tampoco llegaron las madres y los padres de los normalistas desaparecidos. Esas mujeres y hombres que han puesto por delante su vida para ver de regreso a sus hijos. Uno de los pocos dirigentes sociales que llegaron a la ceremonia explica que los padres no quisieron toparse con una escena donde sus hijos estuvieran ausentes. No lo soportarían.

Se aferró a sus sueño. Entre los 74 que se graduaron estaba Enrique Diego García, de 29 años, con dos hijos, se aferró a su sueño: ser profesor rural en la normal de Ayotzinapa. Él fue de los 150 jóvenes que fueron atacados aquella noche en Iguala, se salvó por la suerte y terminal de autobuses Estrella Blanca, en Iguala, sus compañeros le cerraron la puerta de los dos autobuses Costaline que había tomado y no le quedó otra que subirse en la unidad Estrella Roja, la que después se identifico como el "quinto autobús".

Este viernes se cerró un ciclo, la generación que ha materializado la tragedia de México egresó, lo hizo incompleta, 46 jóvenes no lo lograron y, pero aún, de 43 no se sabe nada.

Se cerró un ciclo, pero no la historia, padres y madres esperan a sus hijos, la verdad y la justicia. Esperan que algún día también se gradúen.

Fuente: El Universal


Más en Nacional

Más en Nacional

PROGRAMAS

OMG!

NOTICIAS