Las mejores películas de 2018

Esta lista con las mejores películas del año que se estrenaron en México en 2018 trata de hacer un balance entre esos dos extremos

Por Redacción TVP

Las mejores películas de 2018
Ya ha caído los títulos más gordos del año (Roma, Bohemian Rhapsody, First Man, Suspiria, Ha nacido una estrella, Todos lo saben…) que entraron sin duda en la carrera a los Oscar. Todos forman parte de nuestro ranking de mejores películas de 2018. Son nuestras favoritas, muchas de ellas comerciales y otras no tanto. Han quedado  fuera de la lista películas como La forma del agua, El hilo invisible, Tres anuncios en las afueras, Lady Bird y en general las que compitieron en la pasada entrega de los Oscar.

Esta lista con las mejores películas del año que se estrenaron en México en 2018 trata de hacer un balance entre esos dos extremos. Y encontrar las películas que no hay que perderse, sea "cine comercial" o "cine de arte". Es importante mencionar que los filmes que se incluyen son aquellos estrenados comercialmente en México en 2018, y no incluye películas solo estrenadas en festivales o en la Muestra Internacional de Cine de la Cineteca. La mayoría se pueden encontrar en Cinépolis Click, Netflix o Amazon Prime.

1. Roma. Sí, la película de la que todo el mundo en México tiene una opinión, una obra maestra del director Alfonso Cuarón. Una visión épica e íntima sobre un momento histórico de México, sobre una ciudad, sobre sus habitantes. Un recuento de la vida diaria, tan rutinaria y tan explosiva, y por lo mismo tan universal que ha generado sensación en el mundo desde su debut en el Festival de Venecia. Como si Cuarón continuara la labor de los muralistas en el cine, metiendo a México entero en una película. Siguen los Oscares.

2. Isla de perros. El director Wes Anderson (El gran hotel Budapest) realiza un exquisito homenaje al mejor amigo del hombre en una emocionante y exótica historia que también habla sobre autoritarismo, racismo, represión, y que enaltece la solidaridad entre especies, a través de la búsqueda incansable de un niño por su perro. Una propuesta de animación brillante en la que el director y sus colaboradores crean un mundo único e inolvidable, y unos protagonistas caninos entrañables con las voces de Scarlett Johansson, Bryan Cranston, Edward Norton, Bill Murray, Frances McDormand y varios más. Uno de los deleites visuales del año.

3. Sin amor. Del director ruso, Andrey Zvyagintsev (Leviatán), un retrato brutal de la Rusia actual, materialista e implacable. Un niño vive el fuego cruzado de la mezquina y feroz separación de sus padres. El chico les estorba a los dos para sus planes postdivorcio. Entonces un buen día el niño desaparece sin dejar huella, lo que conduce a los padres y a la audiencia a las entrañas de una Rusia oscura y monstruosa, en la que no hay piedad ni lugar para los débiles. Una película devastadora y desesperanzada, nominada al Oscar a Mejor Película Extranjera en 2017.

4. La libertad del diablo. Si le tienes miedo a los documentales, esta impactante película del director Everardo González te ayudará a entrarle. Una impactante denuncia de las víctimas de la violencia en México, en sus propias voces, que en tan solo 75 minutos te mostrará el otro lado de la moneda de las narco series. Víctimas y victimarios le relatan a la cámara el mundo de muerte y horror que ha sido nuestro país en la última década. Todos aparecen con la cara cubiertas con máscaras de tela color piel, en un toque que resalta, entre otras cosas, el anonimato y la impersonalidad a la que han sido condenadas estas víctimas de la guerra interminable en la conciencia colectiva, de las que esta película se convierte en un réquiem.

5. Museo. La excelente segunda película del director de Güeros, Alonso Ruizpalacios, tuvo quizá la mala fortuna de estrenarse el mismo año que Roma, que inevitablemente acaparó toda la conversación. Pero no hay que perderse esta cautivadora historia, escrita por el director y Manuel Alcalá, que se construye alrededor de un extraño episodio real, el robo al Museo de Antropología en 1985. Una historia cuya esencia está en el retrato de una generación perdida que en México pareciera eterna, condenada a vivir sueños imposibles en medio de familias afectuosas y sofocantes. Y sin embargo, los protagonistas de Museo —un par de "ninis" ochenteros— son insólitos, porque al mismo tiempo rompen la inercia y consiguen su propósito. Roban el Museo. ¿Pero para qué? Un gran Gael García en el protagónico.

6. Avengers Infinity War. Los esnobs seguirán atribuyendo a las películas de superhéroes la muerte del cine y Black Panther quizá gane el Oscar, pero no hubo este año ningún otro blockbuster más ambicioso y exitoso que la veinteava película en la serie del universo Marvel, dirigida por los hermanos Anthony y Joe Russo. Cuando se lanzó Iron Man en 2008 nadie se hubiera imaginado el impacto global que los Avengers llegarían a tener, y Marvel corona sus esfuerzos con una saga épica y heroica protagonizada por más de 20 personajes en la que todos tienen su momento de gloria. Un experimento serial de esta magnitud, con esta cantidad de películas conectadas entre sí no se había intentado nunca en la historia del cine, y Marvel lo ha hecho inspirada y victoriosamente. Todo el mundo está esperando Avengers Endgame.

7. Ready Player One. Steven Spielberg, por su parte, hizo un triunfal retorno al universo fantástico que fue el que lo puso en el mapa al inicio de su carrera con películas como Encuentros cercanos del tercer tipo, la saga de Indiana Jones y como productor de Gremlins y Back to the Future. Basada en una novela de Ernest Cline, quizá sea Ready Player One la primera película que logra replicar en el cine la experiencia de jugar un videojuego y captura el espíritu de descubrimiento y maravilla que caracterizó las primeras películas del director. Un gozo absoluto.

8. La muerte de Stalin. ¿Quién se hubiera imaginado que la feroz y mortal guerra de sucesión en el gabinete de Stalin por ver quien lo sucedería después de su muerte fuera a dar lugar a la mejor comedia del año? El director Antonio Iannucci (creador de la serie de HBO, Veep) logra una espléndida y vertiginosa comedia negra que mezcla momentos de seriedad siniestra con el absurdo total generado por la paranoia de un sistema dictatorial monstruoso. Dobles, triples y cuádruples traiciones se suceden. Grandes actuaciones, especialmente, de Steve Buscemi como Nikita Khrushchev, Simon Russell Beale como Lavrenti Beria (el director de la KGB), Andrea Riseborough como Svetlana Stalin, Michael Palin como Vyacheslav Molotov y Jason Isaacs como el General Zhukov.

9. Pájaros de verano. Las tradiciones milenarias de la tribu wayú de Colombia se encuentran con el narcotráfico y el resultado es literalmente el Apocalipsis de todo un pueblo, en esta historia basada en hechos reales, acontecidos en las décadas de los setenta y ochenta. Una tragedia que alcanza dimensiones míticas, una historia del origen del demonio del narcotráfico que devora a Latinoamérica. Dirigida por Ciro Guerra (El abrazo de la serpiente) y Cristina Gallego.

10 y 11. Desobediencia y Sueño en otro idioma. La batalla por la aceptación de estilos de vida diferentes no está ganada todavía en gran parte del planeta, aún en países en los que pareciera que sí. Desobediencia, dirigida por Sebastián Lelio y protagonizada por Rachel Weisz y Rachel McAdams, nos retrata la historia de un romance "prohibido" entre dos mujeres de una comunidad judía ortodoxa en Londres. Mientras que la mexicana Sueño en otro idioma, dirigida por Ernesto Contreras, aborda un tema similar en una comunidad indígena mexicana, en el marco de un universo nativo lleno de secretos fascinantes que corren el riesgo de perderse en el silencio. Dos historias conmovedoras y no tienes que ser LGBT para disfrutarlas.

12. Un lugar tranquilo (A Quiet Place). Nadie estaba preparado para que en su debut como director, el actor John Krasinski nos presentara una de las películas de terror más impactantes del año, en la que hablar te pone en riesgo de muerte. Dirigiendo a su esposa Emily Blunt (hoy Mary Poppins), y a un par de niños con problemas auditivos reales, Krasinski logra, en una película en la que prácticamente no hay diálogo, un suspenso enorme basado en la seguridad del silencio y la amenaza del sonido, en un mundo invadido por una especie extraterrestre que a través del más pequeño ruido detecta y devora a los humanos. La gran sorpresa del 2018.

13. Hereditary (El legado del diablo). Continuando en el género del terror, el director debutante Ari Aster nos presentó una de las visiones más perturbadoras del año a través de esta historia de una familia disfuncional en la que nada ni nadie es lo que parece. La película hace alusiones a la tragedia griega reforzando el tema de la inevitabilidad del destino, reflejada también en las inquietantes casas de juguete que la asediada madre de la familia diseña. El título en México es desafortunado, pero esta fue una de las películas mejor recibidas por los críticos en Estados Unidos en 2018, con una espectacular actuación de Toni Collete y una de las escenas más brutales del año.

14. Colette. Una película de una narrativa clásica, que cuenta la historia de la vanguardista escritora francesa Colette, quien escandalizó a la Francia de fines del siglo XIX y principios del XX. La forma tradicional, pero dramática y emocionante, en que el director Wash Westmoreland cuenta la historia funciona como una introducción a una mujer fascinante que rompió con tabúes en su época y que aún en hoy en día a muchos les resultaría disruptiva. La película de época de Keira Knightley se ha convertido prácticamente en un subgénero, y la actriz está perfecta en el papel.

15. Zama. Si no te gustó Roma porque la encontraste aburrida, probablemente Zama no será para ti, pero si te gusta el cine más complejo y retador, esta adaptación de la mítica novela de Antonio di Benedetto por la directora Lucrecia Martel es una fascinante exploración del criollismo y del alma dividida de América Latina, a través de la desafortunada historia de un funcionario criollo en el Paraguay de fines del siglo XVIII. Imbuida del espíritu de los autores del absurdo desesperado como Beckett y Kafka, el funcionario, interpretado por Daniel Giménez Cacho, espera y espera y espera que sea concedida su transferencia a España, sintiéndose prisionero de un mundo al que pertenece, pero que al mismo tiempo le es completamente ajeno.

16. Black Panther. Es difícil evaluar Black Panther objetivamente por el fenómeno global en que se convirtió. La cuarta película más taquillera de la historia en Estados Unidos. La quinta a nivel mundial. Una reivindicación de la población negra en Estados Unidos. Una refutación clara a cualquiera que pensara que una película con un elenco puramente de actores negros no podía convertirse en un éxito internacional. Un antagonista que pone en la mesa las injusticias que han sufrido los negros en Estados Unidos, el excelente Michael B. Jordan como Killmonger, dirigido por su director de Creed, Ryan Coogler. ¿Queda claro por qué la película es relevante? Y además de todo esto un gran entretenimiento en que se logra dar vida a esa gran creación de Stan Lee y Jack Kirby, el reino de Wakanda, con un elenco inmejorable que incluye a nominados y ganadores del Oscar como Angela Basset, Daniel Kaaluya y Lupita Nyong'o, aparte de la popular Danai Gurira y de una de las revelaciones del año Letitia Wright en el papel de Shuri. ¿Ganará el Oscar?

17. Nunca estarás a salvo. Una historia de un "vengador anónimo" bajo contrato, que se involucra en tratar de rescatar a una niña secuestrada por un terrible grupo de traficantes y que termina por ser rebasado por la maldad y por su propia inestabilidad mental. La historia en sí es algo convencional, pero la dirección de la talentosa directora de culto Lynne Ramsay y la brillante actuación de Joaquin Phoenix crean alrededor de este thriller una atmósfera excéntrica y malévola, difícil de olvidar.

18 y 19. Tully y El reencuentro. Las historias sobre mujeres reales no abundan en las pantallas modernas, de allí el valor de estas dos historias. En Tully, con historia de Diablo Cody y dirigida por Jason Reitman, Charlize Theron en una gran actuación interpreta a una mujer profesional y ama de casa moderna, rebasada por las presiones del trabajo y la maternidad cuando da a luz a un tercer hijo. Un retrato cómico, a veces desesperado y siempre afectuoso de un tipo de personaje del que el cine rara vez se ocupa. En El reencuentro, la leyenda francesa Catherine Deneuve da una actuación triunfal como una mujer extravagante y de espíritu libre que decide reencontrase con la hija (la excelente Catherine Frot) del hombre al que abandonó hace más de 20 años. La examante ha recibido un diagnostico de cáncer, la "hijastra" resiente que los haya abandonado, así que como el agua y el aceite, las dos mujeres se esfuerzan por reestablecer una relación y terminan aprendiendo la una de la otra como ocurre en estas historias. Un ejemplo clásico del cine humanista francés.

20. Venom. El extremo opuesto de Roma, Venom salió en prácticamente todas las listas de las peores películas del año en Estados Unidos. Yo difiero, y más bien estoy de acuerdo con el creador del personaje, Rob Liefeld, que hace poco declaró que los críticos quizá sean muy viejos o muy esnob para entender al personaje, que de principio es irreverente y grotesco. Una película totalmente entretenida, muy en la línea de Deadpool, que elige acertadamente ir por la comedia negra y por la acción vertiginosa, al mismo tiempo que finalmente le da a ese gran actor que es Tom Hardy una oportunidad de brindarnos una actuación cómica y delirante y esta vez sin una máscara cubriéndole la cara (como en Mad Max, Dunkirk y Batman). Dirige el director de Zombieland, Ruben Fleischer.

21. Locamente millonarios (Crazy Rich Asians). Basada en el mega bestseller de Kevin Kwan, Crazy Rich Asians, sí, la película está llena de clichés y de hecho es una historia de Cenicienta. Pero es una historia de Cenicienta hecha perfectamente, en un escenario y en una sociedad diferentes a las que nos tiene acostumbrados Hollywood. Una especie de Nosotros los Nobles en Singapur, el director Jon M. Chu explota al máximo el glamour de la espectacular ciudad y saca el mayor provecho de un talentoso grupo de actores asiáticos, especialmente de Michelle Yeoh como la intimidante matriarca de la familia multimillonaria. Un triunfo para la diversidad, ya que con un elenco totalmente de origen asiático, se convirtió en una de las películas más exitosas del 2018, después de que el autor rechazara presiones de varios estudios para que la protagonista fuera una estadounidense rubia.

22. Punto ciego. El director mexicano Carlos López Estrada, en su ópera prima (hablada en inglés), logra un vital retrato de las fisuras que recorren la sociedad estadounidense en esta historia tragicómica sobre racismo, violencia policíaca y el destino determinado por un sistema adverso en la ciudad de Oakland. La película tuvo un gran recibimiento en el Festival de Sundance y relata con gran suspenso una sucesión de incidentes desafortunados que van escalando y que ponen en riesgo la libertad condicional del protagonista, un afroamericano interpretado por el actor Daveed Diggs, quien también escribió el guion. Un mundo preocupante retratado con una visión generosa.

23. El otro lado de la esperanza. Una historia urgente sobre la inmigración con el sencillo pero potente estilo del consagrado director finlandés Aki Kaurismäki (que ganó el Oso de Plata de Berlín por esta película). Un refugiado sirio llega por accidente a Finlandia en donde pide asilo mientras su país se derrumba (viene de Aleppo). En el país escandinavo enfrenta un sistema indiferente y racista, discriminación y violencia, pero también se encuentra con la casual humanidad y la sorpresiva generosidad de la otra mitad.

Una especie de continuación a la magnífica película anterior del director sobre el mismo tema, Le Havre, Kaurismäki logra una película notable y necesaria en estos tiempos en que la inmigración es un dilema de urgencia global, incluyendo México.

Menciones honoríficas

Disney logró una secuela magnífica y entrañable con Los Increíbles 2. Y en el mundo de Harry Potter, aunque a muchos no les gustó Los crímenes de Grindenwald fue un admirable esfuerzo de J.K. Rowling de mostrar cómo "el lado oscuro" y el fascismo se extienden entre la ignorancia y el caos (una analogía a Hitler, y obvio a Donald Trump, al que Rowling alucina). Aunque también se entiende el lado de los fans de Harry Potter que la encontraron muy dark.

La mejor actuación femenina del año la dio Glenn Close en la película La buena esposa, un melodrama provocativo que te atrapa y no te deja ir gracias a la talentosa veterana de Atracción fatal y Relaciones peligrosas. La película está planteada a la manera de un misterio y aunque termina siendo un poco inverosímil (pero entretenido), la actuación de Close está en otro nivel. Se merece un Oscar: es la actriz viva que más nominaciones tiene y nunca ha ganado. Pero no la tiene fácil contra Lady Gaga y Olivia Colman. Ya veremos.

En cuanto a cine internacional, también vale la pena ver Lobo, una épica historia sobre un niño beduino que tiene que sobrevivir la brutalidad del desierto y que viene a ser una especie de complemento a Lawrence de Arabia, ya que trata sobre el mismo conflicto en la misma época histórica de la Primera Guerra Mundial. Otra película rusa, El discípulo otra crítica brutal a la Rusia de Putin, que retrata a un estudiante fanático que eventualmente somete no solo a su familia sino a toda su escuela a su retorcida ideología.

Verano de 1993, de la directora española Carla Simón, es un retrato fascinante e hipnótico, sí a veces un poco parco, de una niña que ha perdido a su madre y que se tiene que ir a vivir con su tío y su esposa a una casa de campo en la que entra en una peligrosa competencia con su pequeña prima.

En fin, cine para todos los gustos y a un click de distancia en tu televisión o tu computadora.

También te puede interesar:

Más en #Lo más visto en redes

Más en #Lo más visto en redes

PROGRAMAS

OMG!
Reto Gaspasa

NOTICIAS