Si no reconoces el silbido del afilador, pide tu visa porque seguro eres gringo

No hay otra explicación, si no conoces el típico silbido del afilador entonces seguro has vivido engañado y no eres mexicano.

Por Olivia Zatarain

Si no reconoces el silbido del afilador, pide tu visa porque seguro eres gringo

No hay mexicano que no reconozca el silbido del afilador. Ese sonidito que no se produce con cualquier armónica ni silbato sino específicamente con un chiflo,  que de hecho es conocido como “armónica de afilador”.

Sólo este instrumento puede hacer ese peculiar silbido que anuncia el paso del afilador. Una ocupación casi siempre pasada de generación en generación y que consiste en sacarle filo a los cuchillos y navajas.



Aproximadamente desde los años 50s existe la figura del afilador de cuchillos, no sólo en México sino en otros países de Latinoamérica. 

Usualmente se trata de un hombre mayor que lleva consigo con una piedra afiladora, instalada ingeniosamente en una bicicleta o carreta, la cual no se usa para andar sino que sirve para hacer girar la piedra con los pedales y así afilar los instrumentos con su roce.

Esta es otra peculiar característica del afilador, ya que a pesar de tener una bicicleta no se le ve montado sobre ella sino caminando a su lado. 

Tristemente, si eres millenial probablemente ni siquiera tienes ni idea de que lo que es un afilador. Y esto no es porque sea ocupación anticuada, aún existen muchos afiladores en las calles de todo el País, sino probablemente porque nunca has salido a la calle a ver de dónde proviene ese silbido.

Las nuevas generaciones están acostumbradas al ruido y relacionan este tipo de sonidos con la venta callejera de antojitos tradicionales, como tamales o plátanos tatemados. Es decir, chucherías que “no están de moda”. No traen chamoy, ni chilito sino que malamente son considerados “antojos de viejitos” (sacrilegio, no saben de lo que se pierden)

Así que si confundieron el silbido del afilador con el de estos antojitos… bueno seamos sinceros, no muchos niños corren detrás de los tamales. Es más, los jóvenes ya no salen corriendo a la calle ni cuando escuchan el carrito de las nieves, y de esos sí ya hay muy pocos.

La figura del afilador es tan emblemática de México, que incluso es parte de las primeras escenas de la película Roma, de Alfonso Cuarón. 

En el tráiler de la película multinominada al Oscar, podemos no sólo escuchar el silbido del afilador sino que vemos pasar a un hombre caminando junto a su bicicleta afiladora.

¿Y tú, ya conocías el silbido del afilador?


Más en #Lo más visto en redes

Más en #Lo más visto en redes

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS