Hombre estira su cuello y termina con derrame cerebral

Josh Hader, de 28 años y habitante de Oklahoma, se estiró y tronó el cuello como acostumbraba hacerlo, lo que le provocó la ruptura de la arteria vertebral

Por Redacción TVP

Hombre estira su cuello y termina con derrame cerebral

Josh Hader, un joven de 28 años de Guthrie, Oklahoma, se estiró el cuello como normalmente lo hacía cuando se sentía tenso, sin embargo estuvo a punto de morir tras sufrir un derrame cerebral.

"En el momento en que escuché el crujido, todo en mi lado izquierdo comenzó a entumecerse. Me levanté e intenté sacar una bolsa de hielo de la nevera, y recuerdo que no podía caminar derecho", explicó Hader a la cadena televisiva ABC.

Sin saberlo, el hombre terminó ingresado en un hospital tras romperse la arteria vertebral por hacer crujir su cuello, un hábito muy peligroso, que puede acabar en ictus.

El caso recuerda a otro muy reciente de Natalie Kurickib, una joven británica que estaba mirando una película y tras moverse un poco el cuello para acomodarse quedó parcialmente paralizada por la misma circunstancia.

Pese a que no es algo habitual, la literatura médica ya ha documentado otros casos de disección espontánea de la arteria vertebral como causa de ictus en pacientes jóvenes.


Su esposa ya le había advertido que el hábito de tronarse el cuello era peligroso, explicó el doctor Vance McCollom del Mercy Hospital a Koco, "manipular el cuello coloca la arteria vertebral en una posición precaria propensa a lesionarse".

Hader ya se ha recuperado del ictus, tras el cual tuvo que utilizar un andador durante días y un parche en su ojo por daño en un nervio óptico que le provocaba doble visión y a su vez, vértigo. También sufrió hipo constante durante una semana y media.

Uno de los peores efectos secundarios del accidente cerebrovascular fue, por extraño que parezca, hipo, dijo Hader.

"Fueron terribles. Literalmente, dos semanas de hipo directo desde que ocurrió el derrame cerebral. Hacia el final, me hicieron casi imposible respirar por unos segundos y eso fue aterrador", detalló a la cadena CNN.

Tras el derrame cerebral, Hader ya no puede cuidar a sus dos hijos pequeños. "No  puedo sacarlos de la cuna y darles el biberón en mitad de la noche", relató. Y aún así, como paciente, puede considerarse afortunado ya que podría haber muerto o vivir con secuelas peores.

Si bien el riesgo de sufrir un derrame cerebral por estirar el cuello "suele ocurrir en determinadas ocasiones" dijo Orra, "los mayores factores de riesgo para el derrame cerebral son la hipertensión, las enfermedades cardiacas y el tabaquismo".

Más en #Lo más visto en redes

Más en #Lo más visto en redes

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS