Alcalde se disfraza de indigente para "poner a prueba" a sus empleados y esto es lo que descubre

Como parte de un experimento social, el alcalde de Cuauhtémoc, Chihuahua, se hizo pasar por una persona con discapacidad para ver la actitud de sus colaboradores.

Por Redacción TVP

Alcalde se disfraza de indigente para "poner a prueba" a sus empleados y esto es lo que descubre
Carlos Tena, alcalde de Cuauhtémoc, Chihuahua, decidió poner a prueba a los empleados de la Dirección de Desarrollo Social municipal para ver el trato que le dan a las personas que piden un apoyo social.

Para esto, el edil se colocó unas gafas oscuras, un parche cerca del ojo izquierdo, vistió ropas sucias y usó una silla de ruedas en mal estado para ir a pedir una despensa al ayuntamiento.

En entrevista con Milenio , el político de Morena dijo que “el propósito de esta caracterización fue mostrar la realidad que viven los ciudadanos a diario, la indiferencia y desatención por parte de los servidores públicos”.

El presidente municipal explicó que decidió hacer esto luego de que recibió varias quejas denunciando la mala atención que recibían las personas por parte de los funcionarios de su gobierno.

"Hace unos dos meses estuve planeando esto, que igual puede ser vergonzoso en un alcalde. Decidí hacerlo porque no sabía a quién creerle si al ciudadano o al compañero de trabajo", dijo.

¿Cómo actuaron los empleados?

La actitud de los empleados hacia el alcalde disfrazado no fue grata. Carlos Tena confesó que hasta un nudo se le hizo en la garganta por ver cómo los funcionarios públicos de un municipio tratan a los pobladores.

Tras finalizar el experimento, confesó haberse sentido discriminado, rechazado e ignorado, por ello una vez que se quitó su disfraz en medio de su despacho y ante el asombro de sus empleados anunció que tomaría medidas contundentes.

¿Qué medidas tomó el alcalde?

Este lunes, en conferencia de prensa, Carlos Tena dijo que tres servidores públicos tendrán que ser despedidos por el mal trato y actitudes que tomaron durante este experimento.

"La sorpresa más desagradable que me llevé fue el trato que me dio mi propia gente, la gente de mi oficina cuando me pidieron que me retirara porque olía mal...pero también la gente que huele mal tiene dignidad", aseguró.

Tena dijo que seguirá haciendo este experimento para ver lo que están haciendo los empleados.

"Esto es una lección para presidentes municipales y gobernadores para que de vez en cuando uno se dé una vuelta para darse cuenta de lo que está sucediendo en sus oficinas", explicó.


Más en Nacional

Más en Nacional

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS