Analizan condiciones térmicas y constructivas rurales para prototipo de vivienda

El estudio radica en la condiciones del clima ambientales a raíz del calentamiento global

Por Redacción TVP

Ante la problemática mundial del calentamiento global, un grupo de investigadores de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), analizan las condiciones térmicas que existen en viviendas de la zona rural para, a partir de ello, proponer un modelo de casa-habitación sostenible.

Armando Núñez de Anda, docente de la facultad e integrante del cuerpo académico que lleva a cabo la investigación “Un prototipo de vivienda rural en el municipio de Culiacán con viabilidad financiera y confortabilidad térmica”, señaló que este estudio nace en la idea de contribuir desde su profesión a combatir esta problemática mundial al aminorar las condiciones de temperatura en las viviendas, lo que se traduce en el ahorro en el consumo de energía eléctrica.

“El estudio radica en la problemática mundial que la ubicamos en el calentamiento global. La ONU tiene algunos registros a través de la NASA y de estudios satelitales donde se está elevando las temperaturas a nivel global, ya es una apremiante tarea a nivel de las Naciones Unidas lograr como objetivo la sustentabilidad y más que nada, disminuir las condiciones de incremento de las temperaturas”, comentó.

Informó que actualmente la ocupación a nivel urbano ha sido una de las causantes del aumento en las temperaturas, pues indicó, al haber un crecimiento de la zona urbana también incrementa el calor, es por eso que la investigación que desarrollan se enfoca en la zona rural.

“Esta ocupación urbana ha sido el deterioro de las condiciones naturales, es decir, hay una relación entre el crecimiento urbano y el calentamiento global. Crece la zona urbana, crece el calor, entonces, lo que decidimos fue irnos contra la corriente, analizar las condiciones que hay en las zonas rurales para ver cuáles son sus virtudes, que ya las deducimos, pero lo que va a brindar este estudio es el análisis cuantitativo de la vivienda rural”, dijo.

El investigador, mencionó que a finales de marzo concluyen el monitoreo de las temperaturas que han sido producidas por las viviendas ubicadas en tres sindicaturas de Culiacán, localizadas en la costa en el Ejido Guadalupe Victoria, en el valle, en la población de Culiacancito y en la sierra en  la comunidad de Imala, para lo cual utilizan aparatos digitales especializados.

“Contamos con el recurso de instrumentos especializados de medición de temperatura y humedad, así como, programas especializados para los cuales recibimos una capacitación previa. Yo creo que, el contar con este tipo de recursos le da un gran paso en innovación a la facultad sobre el abordaje del análisis y de la obtención de datos”, manifestó.

“Nos permiten predecir y establecer la condición de la vivienda, de cómo se encuentra actualmente. Estamos realizando un monitoreo térmico a través de estos instrumentos, donde registramos las 24/7, pero la gran virtud es que los instrumentos son digitales, los colocamos y pasados tres meses, descargamos los datos, los capturamos y procedemos a analizar”, explicó.

Señaló que lo primero que han podido observar a partir de los datos arrojados por los instrumentos de medición, es que, por las características de la construcción las temperaturas permanecen bajas, y que mientras más urbanizado sea el entorno en el que se ubique la vivienda, mayor será la sensación térmica que registre.Enfatizó que una vez que hayan analizado todos los registros recopilados, se puede diseñar un modelo de casa-habitación que sea eficiente y esté basado en las características y elementos constructivos y que además, el estudio sirva para que inmobiliarias mejoren las formas y manejo de la configuración del espacio.

“Si tú logras eficientar las condiciones constructivas de la vivienda social, no solo vas a contribuir a disminuir cuestiones energéticas, sino a bajar los costos, además de brindar una confortabilidad dentro del espacio que eso es la mayor demanda que se requiere, el habitante es lo que necesita, es decir, poder como arquitectos diseñar un espacio de vivienda adecuado a las condiciones del lugar, que además, como residuo, contribuya a las cuestiones de sustentabilidad”, puntualizó.

Núñez de Anda, indicó que una vez concluida esta investigación probablemente le den continuidad para comparar los datos obtenidos, pero en esta ocasión con un estudio que se realice en viviendas ubicadas en la zona urbana.

Más en Educación

Más en Educación

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS