Temen morir primero de hambre que de COVID-19

pescadores pasan por difícil situación

Por Concepción Soto

Temen morir primero de hambre que de COVID-19

Con una pesca cada día más escasa y el turismo paralizado por completo por la pandemia del coronavirus, la comunidad afrodescendiente de La Boquilla, aledaña a Cartagena de Indias, teme morir primero de hambre que de COVID-19.



"Lo que hemos pescado no alcanza ni para pagar la gasolina de la lancha", explica Martín después de seis horas de trabajo en la que ni él ni sus compañeros han podido siquiera desayunar.



El pescador, que aprendió ese oficio de su padre pero que por necesidad ha tenido que dedicarse también a la albañilería, contó que no solo el trabajo está malo sino que las autoridades no les permiten faenar en la zona turística de Bocagrande, donde "se coge más pescado".



Agobiado porque difícilmente hoy tampoco podrá llevar comida a su familia, Martín sentencia que si la economía no se reactiva o el Gobierno no les brinda ayuda, se terminarán "muriendo primero de hambre" que por la pandemia.




REDES ABANDONADAS



La Boquilla es un caserío que nació como asentamiento de descendientes de esclavos africanos que hoy tienen prácticamente perdidas sus tradiciones.



En los últimos 20 años no solo han sido afectados por la construcción de lujosos hoteles y gigantescos edificios en las zonas aledañas, sino que también han sufrido un cambio cultural en los oficios de los que vivían, por lo que han pasado de ser pescadores a operadores de turismo, actividad que les proporciona más ingresos.



Por eso su mayor fuente de ingresos está totalmente parada, pues desde mediados de marzo no hay turismo, las playas están cerradas y no hay nadie en los hoteles de Cartagena, lo que los empujó a volver a la pesca.



"Nosotros aquí, la mayoría vivimos es del turismo pero como el turismo no viene por la pandemia que hay nos ha tocado luchar con la pesca", relata Martín.



El año pasado Cartagena, la meca del turismo colombiano, recibió más de 520.000 visitantes extranjeros, según la Corporación Turismo Cartagena de Indias (Corpoturismo), una cifra a la que este año ni se aproximará esta ciudad caribeña.




PESCA POBRE Y DESATENCIÓN ESTATAL



Hace años Alejandro Pardo dejó la pesca para administrar un negocio en la playa que le daba más ganancias y que le permitía vivir bien. Sin embargo, hoy está dedicado otra vez a las redes para sobrevivir con su familia porque la cuarentena que comenzó el pasado 25 de marzo redujo a ceros el turismo.



Ante la imposibilidad de trabajar en Bocagrande, Pardo y decenas de personas más buscan su sustento en la Ciénaga de la Virgen, una laguna costera que se está secando y tiene graves problemas de contaminación.



"El flujo de agua que le entra a la ciénaga es poco y los peces no prosperan", dice Pardo.



Explicó que hay "un problema muy grave con La Bocana (el canal artificial que se construyó en 2001 para permitir la entrada de agua de mar a la ciénaga) porque se está secando".



"Le pedimos al Gobierno que se ponga la mano en el corazón y drague el canal de La Bocana", expresó Pardo y agregó: "La pesca está bastante dura; en estos días estamos pasando bastante necesidad ya que no cogemos nada como pescadores y no podemos hacer nada en la tierra"


Con información de Efe noticias

Más en Coronavirus

Más en Coronavirus

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes