Los tesoros que guarda el Centro de Mazatlán

Se trata de bazares y tiendas de antigüedades que ofrecen miles de objetos que quizá ni siquiera imaginamos que existen o por cuántas manos han pasado; van desde libros, discos de acetato, figuras de porcelana y cerámica, botellas coleccionables, juguetes, cámaras, radios...

Por Kenya Fernández

Los tesoros que guarda el Centro de Mazatlán

El Centro de Mazatlán guarda entre sus paredes lugares capaces de transportarnos a otras épocas y ciudades.

Se trata de bazares y tiendas de antigüedades que ofrecen miles de objetos que quizá ni siquiera imaginamos que existen o por cuántas manos han pasado; van desde libros, discos de acetato, figuras de porcelana y cerámica, botellas coleccionables, juguetes, cámaras, radios y hasta microscopio.


Ernesto Bonilla Jiménez, propietario de la Galería, comentó que durante los 10 años que se ha dedicado al comercio de antigüedades se ha encontrado con objetos que han robado su atención, por el año en que fueron creados, tal es el caso de un microscopio del año 1890 y algunos relojes de bolsillo del año 1900.

Todas estas piezas han sido adquiridas en distintas ciudades del país como Guadalajara, Ciudad de México, Torreón y otras prácticamente llegan solas.


Aseguró que los mazatlecos no gustan de las antigüedades o de piezas de colección, ni aprecian el valor de la historia, es muy rara la ocasión en la que los locales buscan este tipo de objetos, pues dice los principales compradores son extranjeros.

Pero el mundo de las antigüedades también enfrenta algunos problemas como la creación de réplicas idénticas a las originales pero que fueron elaboradas hace apenas un par de años, aseguró Ernesto.


Ernesto es un maestro jubilado apasionado de la historia, que espera con las puertas abiertas a quienes deseen conocer y adquirir sus tesoros.



Más en Cultura

Más en Cultura

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes