Seis ayunos mentales

Además de privarnos de comer y beber durante un tiempo, que ayuda a controlar el peso y mejorar la salud, abstenernos periódicamente de algunas prácticas, actitudes y costumbres, puede ser muy beneficioso para nuestro equilibrio psicológico y emocional, según un especialista en ayuno consciente.

Por Concepción Soto

Seis ayunos mentales

La pregunta “¿Qué es el ayuno?” es una de las más buscadas en Google y en los últimos años ha mostrado una tendencia ascendente en este popular motor de búsqueda.


“La respuesta más clara y concisa esta pregunta, que seguramente seguirá creciendo en el futuro, es que el ayuno consiste en abstenerse de ingerir alimentos de manera voluntaria durante un período determinado de tiempo”, señala Endika Montiel (País Vasco, 1989) Técnico Superior en Nutrición, campeón de fisiculturismo y Mr. Olympia en Europa y exfutbolista.


Tras años de experiencia asesorando a deportistas de élite y a personas interesadas en mejorar su calidad de vida a través de la alimentación, este asesor nutricional y entrenador personal (https://endikamontiel.com) domina las claves sobre el ayuno y cómo ponerlo en práctica para  alcanzar sus máximos beneficios, lo cual explica en su obra ‘Ayuno consciente’.


“El ayuno no es nada nuevo, pero hoy en día puede ser muy sofisticado y su práctica se ha convertido en algo ‘trendy’ (de moda), no solo por las numerosas aportaciones científicas que respaldan sus beneficios para la salud, sino también debido al marketing que lo categoriza como una herramienta para la pérdida de peso y de grasa corporal”, explica.


Pero esta práctica saludable “es mucho más que abstenerse de comer y aporta mucho más de lo que te imaginas. Además te resultará más fácil y eficaz, cuando sabes cuáles son los resultados que deseas alcanzar, eliges y practicas un protocolo”, señala Montiel.


El experto indica  que el ayuno, cuyos beneficios ya pueden experimentarse a las doce horas de comenzarlo, va mucho más allá de consumir menos calorías para perder peso y sus beneficios van más allá de adelgazar: “es, sobre todo, una práctica de autoconocimiento que te ayuda a conocerte mejor, fortalecer tu cuerpo y tu mente”.


“Este método, practicado de manera intermitente, te ayuda por ejemplo a ser más consciente de las sensaciones que experimentas cuando no hay comida en tu intestino y a identificar cuándo el hambre que sientes es real o fruto de tus emociones”, destaca Montiel, para quien  y “¡conocerte bien y descubrir quién eres es el primer paso para crear tu mejor versión!”.


Además del desayuno nutricional con los distintos tipos, ventajas, fundamentos científicos, modos de practicarlo y opciones, Montiel explica en su libro que existen otros cinco ‘ayunos conscientes’ que ayudan a llevar nuestro bienestar al máximo.


“Estos ayunos, que también contribuyen al éxito del ayuno nutricional, al reducir nuestras ansiedad y estrés y mejorar nuestro ánimo, consisten en abstenernos periódicamente, por ejemplo un día al mes o la semana, de ciertas actividades, tendencias o hábitos que en exceso pueden llegar a intoxicarnos psicológica o emocionalmente”, indica.


Son recomendaciones inspiradas en su labor de optimización del rendimiento de futbolistas de élite y deportistas, con los que trabaja las áreas de nutrición, suplementación y entrenamiento,  bajo la premisa de que “el primer escalón es sanar por dentro y conocer nuestro ‘yo interior’, ya que ambos pasos van de la mano”.



AYUNO DE NOTICIAS ALARMISTAS. 


Para Montiel es preferible “enfocarse en las cosas que realmente son importantes en la vida. En todo aquello que sume y contribuya a nuestro desarrollo y evolución personales”.


“Muchas veces estas noticias tienden a sumar ansiedad y estrés por la situación actual. Es algo que todos vivimos, pero preocuparnos no servirá de mucho y solo provocara estrés innecesario y saturación de pensamientos”, advierte. 


“Hay que informarse, pero ayunar de aquello que no sume”, recalca este experto, añadiendo que mucha de la información televisiva “nos aleja de nuestro ‘yo interior’ por lo que también conviene enfocarnos en nosotros mismos, en nuestros objetivos y metas, en vez estar como ‘zombis’ delante de la televisión”.



AYUNO DE RELACIONES TÓXICAS.


Para Endika Montiel hay que intentar “ser un agente de cambio y tratar de compartir una filosofía de vida positiva con las personas dominadas por la negatividad, para que de alguna manera puedan encontrar otras formas de experimentar la vida”. 


“Pero también hay que analizar hasta qué punto estas personas influyen negativamente en nuestra vida y cómo nos afectan”, plantea.


“Y quizá lleguemos a la conclusión que necesitamos “ayunar” un lapso del contacto con estas personas o reducir el tiempo que se pasamos en su compañía , ya que se encuentran en su propio proceso personal y depende solo de ellas mismas que continúen evolucionando”, añade. 



AYUNO DE QUEJAS Y LAMENTOS. 


“Hay que detenerse por un momento, echar un vistazo atrás para valorar el punto de dónde venimos y los logros cosechados en el camino y agradecer por todo lo que hoy tenemos. Así pasamos a sentirnos responsables de nuestras vidas”, señala este entrenador. 


“Cuando nos quejamos y lamentamos, estamos intentando buscar excusas o culpables por aquello que no somos y que no tenemos. Pero, en realidad, es al contrario. Ya somos responsables al ciento por ciento de lo que hoy somos y tenemos, y debemos apreciarlo y valorarlo”, señala Montiel.




Más en Sociedad

Más en Sociedad

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes