El peligroso mundo de las sectas

La secta se define como “una doctrina religiosa o ideológica que se aparta de lo que se considera ortodoxo” pero, en ocasiones, algunos de esos cultos han sido de lo más destructivo.

Por Concepción Soto

El peligroso mundo de las sectas

Nxivm es el último ejemplo de cultos peligrosos, dañinos e infames que acaban en los tribunales y en los medios de comunicación.


Keith Raniere, el fundador de la secta Nxivm, ha sido condenado recientemente a 120 años de prisión en un tribunal de Nueva York por diferentes cargos, entre los que se encontraba tráfico sexual de mujeres y niñas, posesión de pornografía infantil y crimen organizado. Bajo la tapadera de un grupo de superación personal, Nxivm estableció un sistema que esclavizaba sexualmente a mujeres.


“Todavía no tengo un concepto normal de familia por cómo nos manipuló para separarnos”, dijo Camila, una de las supervivientes que testificó en el juicio. Raniere comenzó a abusar de ella cuando tenía 15 años y él era 30 años mayor que ella. Esta violencia se mantuvo 12 años. 



LA FAMILIA MANSON. 


En los años sesenta del pasado siglo con el movimiento hippie en plena efervescencia, Charles Manson reunió a un grupo de seguidores jóvenes en San Francisco, California, EEUU, y formó una “familia” que trasladó a Los Ángeles, donde quería convertirse en músico. 


Las ideas de Manson, que defendía que una guerra entre razas estaba cerca y era inevitable, convivían con el consumo de drogas y el sexo.


Manson y sus seguidores saltaron a los titulares de los medios de comunicación en el verano de 1969. En la noche del 8 de agosto, Manson mandó a cuatro de sus seguidores a Hollywood. Poco después de la media noche, ya en el día 9, entraron en la casa de la actriz Sharon Tate, que estaba embarazada de ocho meses, y la asesinaron junto a otras cuatro personas. La noche siguiente asesinaron a Leno y Rosemary LaBianca. 



LA PUERTA DEL CIELO.


 Heaven’s Gate, puerta del cielo en inglés, fue un culto fundado en la década de los años setenta por Marshall H. Applewhite y Bonnie Nettles. Se conocieron en 1972 y pronto se erigieron como los dos testigos del fin de los tiempos que se menciona en el Apocalipsis. 


En 1975 comenzaron a captar a sus primeros seguidores con locas teorías que aunaban el fin del mundo con naves espaciales. La secta se estableció en Texas, Estados Unidos, mientras esperaban la transición a esa nueva vida, a un nivel superior de existencia, y a mediados de los noventa se trasladaron a California. 


Los seguidores de Applewhite y Nettles fueron instados por estos a deshacerse de sus posesiones, fueron aislados de sus familias, sometidos a diferentes ritos e, incluso, ocho de ellos fueron castrados tras haberse ofrecido. 


En 1997, los 39 miembros que formaban la secta se suicidaron a base de barbitúricos y vodka para poder acceder a un ovni que se acercaba a la tierra tras el cometa Hale-Bopp.


Cada uno de ellos dejó un video grabado. Los cuerpos fueron encontrados, alienados, con el mismo traje, las mismas zapatillas Nike, cinco dólares en el bolsillo y un plástico cubriendo sus cabezas, según recogieron diferentes medios. 



TEMPLO DE LOS PUEBLOS. 


En la década de los cincuenta, Jim Jones, un joven de Indiana, Estados Unidos, fundó una congregación que, según defendía, se basaba en la lucha contra la injusticia y contra el racismo: Peoples Temple. 


A mediados de los sesenta, Jones, que creía que se iba a producir un holocausto nuclear, y sus seguidores se trasladaron a California. La secta fue acusada públicamente de lucrarse de sus seguidores, de fraude, de maltrato físico y abuso de menores.


Agobiado por la presión mediática, adicto a las drogas y paranoico, se trasladó junto a sus seguidores a Guyana, donde establecieron un asentamiento agrícola llamado Jonestown. 


A finales de los setenta, un congresista de California viajó hasta el asentamiento instado por un grupo de exseguidores de la secta. El político y cuatro acompañantes fueron asesinados en el aeropuerto, cuando se disponían a volver a EEUU. 


De vuelta a Jonestown, el líder de la secta ordenó a sus seguidores beber Kool Aid con cianuro. Las autoridades encontraron 918 muertos, incluyendo mujeres, hombres y niños. Entre los muertos estaba Jones, que tenía una herida de bala en la cabeza. 



LA ORDEN DEL TEMPLO SOLAR.


Fundada en Ginebra, Suiza, en 1984, por Luc Jouret y Joseph De Mambro, la Orden del Templo Solar pronto trasladó su sede a la ciudad de Zúrich. Esta orden se basaba en la existencia de los Caballeros Templarios y creían que, a mediados de la década de los noventa, la tierra se enfrentaría a su fin. 


Coincidiendo con esa fecha, en octubre de 1994, 53 miembros de la secta se suicidaron o fueron asesinados y los edificios en los que murieron fueron incendiados. Un año después, otros 16 miembros acabaron con su vida y en 1997, otros cinco. 



EL MOVIMIENTO PARA LA RESTAURACIÓN DE LOS DIEZ MANDAMIENTOS.  


Para los seguidores del Movimiento para la Restauración de los Diez Mandamientos de Dios, una secta fundada en Uganda (África) por Joseph Kibweteere a finales de la década de los ochenta, el mundo se acabaría con la llegada del nuevo milenio. 


Pero el 1 de enero de 2000 la tierra seguía girando. Ante esta situación, se cree que los seguidores de la secta, que habían entregado todo lo que tenían a la organización, se quejaron y pidieron recuperar su dinero. Se fijó nueva fecha para el apocalipsis, sería el 17 de marzo. 


Ese día, centenas de personas se encerraron o fueron encerradas en una iglesia a la que se prendió fuego. Tras el suceso, la policía encontró más cuerpos enterrados en otras ubicaciones pertenecientes al culto y que habían muerto con anterioridad. En total, fueron más de 900 víctimas, según recogió Efe en una noticia del año 2000. 


*información de Efe noticias

Más en Sociedad

Más en Sociedad

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes