El análisis del ADN ambiental permite saber el número de peces de los océanos

Los científicos estadounidenses recogieron muestras de un litro de agua en las costas, filtraron el líquido para concentrar el ADN, analizaron el material genético de una forma similar a como se hace con el ADN de la escena de un delito, y compararon los resultados con los datos recopilados con el uso de un arrastrero de fondo,

Por Concepción Soto

El análisis del ADN ambiental permite saber el número de peces de los océanos

El análisis de muestras de agua oceánica para detectar ADN puede revelar con gran precisión la cantidad de peces que viven en los océanos, al menos con tanta exactitud como el uso de arrastreros y redes, lo que abre la posibilidad de mejores formas de gestión y control de la vida marina.

En un estudio publicado este jueves en la revista científica "ICES Journal of Marine Science", científicos de las Universidades Rockefeller y Monmouth, así como las autoridades del estado de Nueva Jersey (EE.UU.), señalan que una prueba relativamente sencilla y barata de análisis del agua marina permite detectar el llamado "ADN ambiental", restos de material genético que se desprende de los peces.

Con esa información, los científicos han comprobado que a través de la cantidad de ADN detectada se puede extrapolar con gran exactitud la biomasa de peces que existe en una zona.

El doctor Mark Stoeckle, investigador asociado del Programa de Medio Ambiente Humano de la Universidad Rockefeller de Nueva York y el principal autor del estudio, declaró a Efe que, aunque la técnica del análisis del ADN ambiental se ha desarrollado desde hace años, hasta ahora no se había utilizado para "contar peces".

"Queríamos saber si el ADN ambiental podía ser utilizado para contar peces o indicar la abundancia de peces en los océanos. Y la respuesta en breve es que sí: nos da una indicación de su cantidad. Lo que hicimos fue comparar la tecnología del ADN ambiental con la forma en que en la actualidad se contabiliza el volumen de peces", explicó Stoeckle.

Para ello, los científicos estadounidenses recogieron muestras de un litro de agua en las costas de Nueva Jersey, filtraron el líquido para concentrar el ADN, analizaron el material genético de una forma similar a como se hace con el ADN de la escena de un delito, y compararon los resultados con los datos recopilados con el uso de un arrastrero de fondo, que es el principal método con el que se determina la población de peces.

Stoeckle señaló que los peces y otros organismos desprenden ADN como caspa, dejando un rastro genético allá por donde pasan en forma de células de las escamas, heces, orina, huevos u otras formas de residuos biológicos.

Más en Sociedad

Más en Sociedad

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes