Los congelados: el nuevo peligro cuando el virus parece bajo control

Los lotes de congelados que más veces han dado positivo en los test, principalmente en sus envoltorios, han sido los camarones, el pescado y las carnes de ternera y de cerdo.

Por Redacción TVP

Los congelados: el nuevo peligro cuando el virus parece bajo control

Los alimentos congelados importados están siendo la principal vía de rebrote del virus en China, una vez que los contagios locales han sido prácticamente controlados en el país, que llegó a estar casi dos meses con su marcador a cero.

Continúa habiendo un goteo de casos desde fuera --cerca de una decena al día-- debido a los residentes que regresan, pero éstos son sometidos a rigurosos controles por lo que se antoja difícil que el virus vuelva a entrar con fuerza en el país por esa vía.

Sin embargo, los congelados que llegan de otros lugares del planeta, sometidos a frecuentes manipulaciones en su empaquetado y transporte, sí están causando problemas al gigante asiático, donde en noviembre ha sido el raro el día en que no se detectaran rastros del virus, sobre todo en los embalajes de estos productos.

-LOS CASOS SE MULTIPLICAN CON LA LLEGADA DEL FRÍO AL HEMISFERIO NORTE-

Aunque desde el pasado julio China empezó a detectar varios casos del virus en alimentos congelados, no fue hasta el mes pasado en que la frecuencia se convirtió casi en diaria, en paralelo al agravamiento de la pandemia en los países del hemisferio norte del planeta a los que llegaba el frío.

En julio, seis lotes de estos productos dieron positivo en los análisis, cinco en agosto, dos en septiembre y cuatro en octubre, según los datos publicados por la prensa estatal.

Pero en noviembre los casos llegaron al menos a 25, elevando el total detectado a más de 40, en 16 provincias diferentes del país.

Ecuador, con siete, y Argentina, con cuatro, han sido los países de procedencia del mayor número de congelados que han dado positivo en sus envasados.


Pero la procedencia es muy diversa: también han arrojado positivos productos de países europeos como Alemania, Francia, Holanda -todos con uno- o Rusia (3), además de India (3), Brasil (3), Chile (1), Vietnam (1), Arabia Saudí (1), Indonesia (1) y otros 13 lotes procedentes de regiones desconocidas.

La provincia nororiental de Shandong, en el Mar Amarillo, ha sido, con ocho casos, la que ha descubierto más congelados contaminados.

Y en ella está precisamente la ciudad portuaria de Qingdao, donde en octubre se produjo un brote de 13 casos, que llevó a practicar pruebas de coronavirus a toda su población, de más de nueve millones.

Ese brote puso punto final el 12 de octubre a los 57 días consecutivos sin contagios locales que llevaba China y, según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), tuvo su origen en dos estibadores del puerto de la ciudad que tocaron un cargamento de bacalao congelado, de origen no precisado, en cuyo embalaje exterior se detectó el virus.

Los dos estibadores, que fueron diagnosticados como positivos asintomáticos el 24 de septiembre, fueron trasladados al Hospital de Dolencias Pectorales de Qingdao, dedicado a tratar los casos importados, que, de acuerdo con la investigación, no desinfectó sus equipos adecuadamente, lo que hizo que el virus se transmitiese a otros pacientes antes de que se detectasen los contagios.

Los lotes de congelados que más veces han dado positivo en los test, principalmente en sus envoltorios, han sido las gambas, el pescado y las carnes de ternera y de cerdo.

A principios de noviembre se registraron también casos en las paredes externas e internas de contenedores de congelados, tanto por vía marítima como aérea, al resultar contagiados más estibadores.


-DESINFECCIÓN DE EMBALAJES, CONTENEDORES Y BARCOS-

El Gobierno chino aprobó el 9 de noviembre un "plan de desinfección integral de los alimentos importados de la cadena de frío" que se aplicó hasta finales de ese mes a más de 1,6 millones de productos con un peso cercano a 30.000 toneladas.

La desinfección incluye el embalaje exterior, los contenedores, el aire en el interior de los mismos, los camiones de transporte y los barcos.

Según una última ordenanza emitida este jueves, los productos congelados no se podrán vender en China sin "un certificado de inspección y cuarentena, un test de ácido nucleico de coronavirus o un informe de rastreo" sobre su origen y su cadena logística.

"La actual situación de prevención y control de la epidemia es aún compleja y estricta. El riesgo de que la enfermedad entre a través de la cadena de frío está creciendo continuamente, al tiempo que el intercambio internacional de personas y productos aumenta", advirtió el jueves la Administración Estatal para la Regulación del Mercado.

También señaló que todos los lugares de almacenamiento en frío deben estar registrados a finales de este año y tanto productores como intermediarios han de transportar los congelados a través de canales designados y almacenarlos y venderlos en áreas que cuenten con el visto bueno oficial.

"Una vez que se detecta contaminación ambiental o que alguien está infectado, se puede hallar a tiempo el virus y cortar de raíz la epidemia lo antes posible", destacó el jefe epidemiólogo del CDC chino, Wu Zunyou.

El refuerzo de las medidas de protección --guantes, mascarillas, gafas, trajes protectores-- y la observación permanente de la salud de los operarios de todos los eslabones de la cadena de frío es otra de las herramientas empleadas por China, junto al control de las empresas de comida a domicilio y los puntos de venta.


Más en Coronavirus

Más en Coronavirus

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes