Origen del pino de navidad

Cuyos adornos se han ido acoplando a las modas, con esferas, flores, listones, juguetes , piñitas, y hasta dulces, todo lo que la imaginación y los recursos lo permitan

Por Lupita Camacho

Origen del pino de navidad TV DE CULIACAN S.A DE C.V

Los primeros cristianos en llegar a Escandinavia observaron que la fecha de adoración nórdica coincidía con la Navidad.

Con la evangelización de esos pueblos se conservó la tradición, pero se cambió por completo su significado. 

En México Se dice que durante el Segundo Imperio Mexicano, los emperadores, Maximiliano y Carlota, se instalaron en el Castillo de Chapultepec.


Para la primera Navidad en tierras mexicanas, año 1864, mandaron instalar un fastuoso árbol de Navidad. Este sería el asombro de la corte y de la aristocracia en general, quienes seguían la moda y costumbres de los emperadores.

A la caída de Maximiliano I, en 1867, las costumbres imperiales se desterraron. Sin embargo, algunas permanecieron o florecieron más tarde.

Una de esas costumbres fue el árbol navideño, que volvería a aparecer en 1878. Cuando el general Miguel Negrete colocó uno en su casa y cautivó a las personas y a la prensa.

Se dice que el general retomó esta tradición influenciado por sus viajes constantes a Estados Unidos.


Muy pronto la tradición comenzó a replicarse en diversas partes de México, hasta verlo convertido en arboles de diferentes tamaños y materiales, cuyos adornos se han ido acoplando a las modas, con esferas, flores, listones, juguetes , piñitas, y hasta dulces, todo lo que la imaginación y los recursos lo permitan.


Más en Sociedad

Más en Sociedad

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes