Libanesa asalta banco con pistola de juguete y retira sus ahorros atrapados

En el Líbano está en una crisis económica, en la cual los mismos bancos solo permiten a las personas retirar mensualmente 200 dólares, para evitar la salida de capital del país, lo que algunos han optado por sacar asaltando las sucursales.

Por Redacción TVP

Libanesa asalta banco con pistola de juguete y retira sus ahorros atrapados Foto: OpIndia

Una mujer acompañada de activistas y blandiendo lo que dijo que era una pistola de juguete irrumpió en una sucursal bancaria de Beirut el miércoles y se llevó 13 mil dólares de sus ahorros atrapados.

Sali Hafez le dijo a la televisión local Al-Jadeed que necesitaba el dinero para financiar el tratamiento del cáncer de su hermana. Ella dijo que había visitado repetidamente el banco para pedir su dinero y le dijeron que solo podía recibir $200 al mes en libras libanesas. Hafez dijo que la pistola de juguete pertenecía a su sobrino.

Había suplicado antes al gerente de la sucursal por mi dinero, y le dije que mi hermana se estaba muriendo, que no le quedaba mucho tiempo”, dijo en la entrevista. “Llegué a un punto en el que no tenía nada más que perder”.


Los bancos con problemas de liquidez del Líbano han impuesto límites estrictos a los retiros de moneda extranjera desde 2019, inmovilizando los ahorros de millones de personas. Alrededor de las tres cuartas partes de la población se han hundido en la pobreza a medida que la economía del pequeño país mediterráneo continúa en espiral.

Hafez y activistas de un grupo llamado Depositors' Outcry ingresaron a la sucursal del BLOM Bank e irrumpieron en la oficina del gerente. Obligaron a los empleados del banco a entregar 12,000 dólares y el equivalente a unos 1,000 dólares en libras libanesas.

Hafez dijo que tenía un total de $20,000 en ahorros atrapados en ese banco. Dijo que ya había vendido muchas de sus pertenencias personales y que había considerado vender su riñón para financiar el tratamiento contra el cáncer de su hermana de 23 años.

Nadine Nakhal, cliente del banco, dijo que los intrusos “rociaron gasolina por todas partes adentro, sacaron un encendedor y amenazaron con encenderlo”. Ella dijo que la mujer con la pistola amenazó con dispararle al gerente si no recibía su dinero.

Hafez dijo en un video transmitido en vivo que publicó en su cuenta de Facebook que no tenía la intención de hacer daño. “No irrumpí en el banco para matar a nadie o incendiar el lugar”, dijo. “Estoy aquí para obtener mis derechos”.

Hafez fue celebrado como un héroe en las redes sociales en el Líbano, ya que muchos en el pequeño país golpeado por la crisis luchan para llegar a fin de mes y recuperar sus ahorros. Animó a otros a tomar medidas similares para recuperar sus ahorros.

Algunos de los activistas entraron al banco con Hafez, mientras que otros organizaron una protesta en la entrada. Hafez finalmente se fue con dinero en efectivo en una bolsa de plástico, dijeron testigos.

Las fuerzas de seguridad que estaban afuera arrestaron a varios de los activistas, incluido un hombre que portaba lo que parecía ser una pistola. No quedó claro de inmediato si también se trataba de una pistola de juguete.

Mientras tanto, Alaa Khorchid, que encabeza el grupo de protesta Depositors' Outcry, dijo que un hombre que se comunicaba y coordinaba con el grupo irrumpió en un banco en la ciudad montañosa de Aley para recuperar sus ahorros atrapados.

Los medios locales informaron que el hombre ingresó solo a la sucursal de BankMed con una escopeta sin cartuchos cargados, pero no pudo recuperar sus ahorros antes de ser detenido.

Ambos incidentes ocurrieron semanas después de que un repartidor de alimentos irrumpiera en otra sucursal bancaria en Beirut y tomara como rehenes a 10 personas durante siete horas, exigiendo decenas de miles de dólares en sus ahorros atrapados. La mayoría lo aclamó como un héroe.

“No hay gobierno, no hay plan de recuperación económica y quedan pocas reservas”, dijo Khorchid a la AP, y agregó que la gente no tiene más remedio que “tomar el asunto en sus propias manos”.

“Estas personas trabajaron durante décadas, pero no para que los gobernantes construyeran palacios mientras no podían pagar una botella de medicina”.

Líbano se ha esforzado durante más de dos años para implementar reformas clave en su diezmado sector bancario y economía. Hasta ahora no ha logrado llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional sobre un programa de recuperación que desbloquearía miles de millones de dólares en préstamos y ayuda internacionales para que el país volviera a ser viable. Su gobierno ha tenido problemas para funcionar en calidad de interino desde mayo, y su Parlamento recientemente elegido sigue profundamente dividido.

Mientras tanto, millones luchan para hacer frente a los cortes de energía desenfrenados y la inflación vertiginosa.

“Necesitamos poner fin a todo lo que nos está pasando en este país”, dijo Nakhal. “El dinero de todos está atascado en los bancos, y en este caso, es alguien que está enfermo. Tenemos que encontrar una solución”.


Más en Internacional

Más en Internacional

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes