Son momentos de valiosos aprendizajes

David Calderón • Presidente Ejecutivo de Mexicanos Primero

David Calderón nos habla sobre que estamos pasando por un situación inédita a partir del Coronavirus. Él nos comenta que estos son momentos para valiosos aprendizajes y hay que recordar este tiempo como un momento único en la historia.

David Calderón

David Calderón es Presidente Ejecutivo de Mexicanos Primero, es filósofo y maestro. Es un humanista que conoce profundamente el interior de la persona.

En este mensaje nos invita a descubrir los aprendizajes que nos deja este tiempo de cuarentena y a hacer de cada día una experiencia luminosa.

Transcripción

00:15

¿De qué manera afecta esta pandemia a los niños a los padres de familia y a los maestros?

Esta es una disrupción del aprendizaje como nunca había pasado antes en la historia, no porque cada evento es distinto sino porque la magnitud, la amplitud de esta situación, es realmente algo fuera de serie; tal vez la etapa en la que más escuelas estuvieron cerradas al mismo tiempo fue durante la Segunda Guerra mundial, pero hoy el grueso de las escuelas en el mundo cada una de las aulas está cerrada y eso por supuesto genera una situación inédita en todo el mundo.

00:55

¿Qué podemos aprender con nuestros hijos ahora estamos tanto tiempo juntos?

Es momento de aprender muchas de las cosas que tienen que ver con el juego, con lo lúdico, con lo artístico, con la propia identidad comunitaria, de dónde venimos, de dónde viene nuestra familia, con la propia identidad de la familia ¿no?, cómo se conocieron papá y mamá, qué querías ser de pequeño y quéjugabas, qué pensabas de tus padres, qué es aquello que te cuesta más trabajo de mí en la convivencia. en cada una de estas cosas van reforzando estos aprendizajes vitales que son tan importantes o más que los programados... es algo muy importante y no es cliché decir que es momento de aprender valores.

01:50

¿Cómo recordar estos días?

Proponerse que las niñas y los niños recuerden este momento como un momento luminoso en sus vidas y no como un momento oscuro, un momento en que conocieron y reconocieron cuánto eran amados, cuánto eran esperados, cuánto eran queridos, cuánto quisieron ser comprendidos por sus madres, sus padres, sus abuelos.

02:12

¿Cuál es el proceso de aprendizaje de estos días?

Recordar finalmente que toda esta educación del carácter, esta educación de lo que nos constituye auténticamente como seres humanos, sigue los pasos naturales de todo aprendizaje, no es con grandes discursos y la imaginación, va antes que el concepto y vas a entender lo que es respeto, si te puedes imaginar en el lugar del otro; en casa eso ocurre muy natural, piensa cómo te sentirías si tú fueras como tu hermanito y, alguien sólo porque es más grande le arrebata las cosas, entonces no se las arrebates, pide una disculpa y devuélveselo y cuando sea tu turno lo tomas. Eso vale por muchos volúmenes de Derecho Constitucional.

03:05

¿Son días perdidos o ganados?

Todo lo que se puede hacer en confinamiento es una buena preparación, incluso la metáfora de no estar por el momento con libertad de movimiento es muy fuerte y es muy real, muchas de las cosas más hermosas, conmovedoras, inspiradoras que ha hecho la humanidad frecuentemente han pasado por personas que han estado en confinamientos obligados por sus ideas, por su forma de vida, ¿no?, desde los primeros cristianos que estaban en catacumbas y desarrollaron el arte que después estaría desbordado ante los íconos y las catedrales, hasta pensar en gente como Gandhi o Mandela escribieron cosas maravillosas estando confinados, hasta los descubrimientos que la imaginación debieron hacer personas como Newton o Einstein que no podía salir sin riesgo.

04:05

¿Qué esperan nuestros hijos de nosotros durante estos días?

Sacar nuestra imaginación, desempolvar también cómo fuimos niños y ser los padres que hubiésemos querido tener, ser la mamá que nos hubiera gustado contar con ella y que probablemente lo tuvimos, pero, a lo mejor no, que entiende lo que le comentamos, que es prudente, que no nos empuja sino nos invita, etcétera. Ser el papá que quisimos tener ¿no? que sin dejar de ser divertido pudiera sí considerar nuestros sentimientos, que en esas ganas de que fuéramos definidos no nos forzó con cierta violencia a las cosas y es eso, podemos dar un gran empujón a la infancia de nuestros hijos y digamos reconciliarnos con la nuestra propia. Ese vínculo,como digo, no hay que olvidarlo ¿no?, vamos a poderles aportar a los niños en la medida en que nosotros mismos estemos sujetos a esa transformación y enriquecimiento.

05:14

¿Cómo hacer inolvidable esta cuarentena?

Hago que valga cada día, no me pasa la vida por entre los dedos como arena, sino que voy con ella moldeando como si fuera una pasta, la vida que quiero, la vida que quiero para mi familia, para mis hijos ,entonces hacerlo memorable es que nosotros seamos memorables y que todas estas experiencias como hemos venido comentando en esta conversación que no sean casuales sino que sean deliberadas.

05:45

¿Cuál sería el gran aprendizaje de esta cuarentena?

Cierro entonces con este pensamiento que es el de un filósofo francés del siglo XX que en una época de guerras y de conflictos y dio algunas pautas luminosas y esta persona, Emmanuel Mounier, decía que ser persona quiere decir ser capaz de conocerse, de poseerse y entregarse en libertad. Si hace falta una de estas todavía no completo el proceso de ser persona.

Cuando somos capaces de poseernos, somos capaces de entregarnos. aprender a ser persona tiene en este momento un curso intensivo que sería una lástima perder, entonces una invitación a que tomen su curso intensivo de ser personas.

Logo

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS

Clientes