La suma de conciencias individuales, hace el cambio

Fernando Landeros Verdugo • Presidente Fundación Teletón

Fernando Landeros, Presidente de Teletón nos comenta que todos deberíamos o debemos de aprender la lección que a cada uno de nosotros la vida nos está dando porque necesitamos seguir aprendiendo.

Fernando Landeros Verdugo

Transcripción

00:15

¿Cómo se procesa el dolor?

Mi dolor no va a curar el dolor de nadie, de poco sirve que yo viva dentro del dolor, inmerso en el dolor, porque eso no le va a ayudar a nadie. Lo que cura es la alegría, lo que cura es la energía, lo que cura es la fuerza, lo que cura es la fe, lo que cura es la esperanza, entonces es un doble sentimiento, de ser y pedirle a Dios ese don de ser absolutamente empático siempre con el dolor, que no haya pensamiento o idea que me vuelva frío, pero por otro lado saber que el dolor se combate con alegría y se combate con fe y se combate con esperanza.

00:58

¿Cómo vivir este momento?

Todos deberíamos o debemos de aprender la lección que a cada uno de nosotros la vida nos está dando porque necesitamos seguir aprendiendo. De repente el mundo se frenó y esto no es una casualidad ¿eh?, no podemos volver a ser los de antes, si solamente después de todo esto somos un poco más empáticos con el dolor, entonces habrá un cambio en la conciencia mundial pero no va a cambiar la conciencia mundial si no cambia la conciencia individual, al final es la suma de conciencias individuales lo que hace el cambio que el cambio de la conciencia mundial, pero confío plenamente en que eso se de, que después de todo esto todos seamos mucho mejores.

01:46

¿Cómo inyectar ánimo a este país?

No le pidamos a Dios que pase esto, pidámosle a Dios que entendamos lo que está pasando, no le pidamos a Dios que esto pase pidámosle a Dios que esto nos transforme y entonces aprovechar esta especie de retiro que estamos viviendo, porque en realidad es un retiro de la sociedad. Nunca mejor dicho, para salir con la espada cosida en la mano si después estos 60 días 70 días 80 días no tuvimos la capacidad de volver a adueñarnos de nuestra propia vida y salir con la victoria en la mano con la espada, repito cosida en la mano, ¡caramba! no nos faltó tiempo, nos faltó profundidad, nos faltó disciplina, nos faltó voluntad, este yo creo que después de estos días de encierro. No debemos de recordar estos días porque nos lavamos las manos 20 veces al día sino porque lavamos la mente, el pensamiento, el corazón y entonces yo confío que ese primer día que salgamos, salgamos auténticamente con la versión más amorosa, con la versión más inteligente, con la versión más entendedora de nosotros mismos, porque mira que si esto no nos cambia pues no sé qué nos pueda cambiar, la verdad.

03:09

¿Qué consejo nos darías en este proceso de rehabilitación?

Es que yo creo que la rehabilitación fue la pandemia, yo lo creo sinceramente, o sea yo no creo que el primer día que salgamos vayamos a salir a aprender, tenemos que salir a enseñar, tenemos que salir a mostrar lo que aprendimos, lo que entendimos, entonces yo creo que la rehabilitación es esa rehabilitación ética, cultural, espiritual, personal, que la vida nos obligó a tener. ¿Cuántas veces nos falta una hora para hacer meditación al día? ¿Cuántas veces nos falta una hora para leer un buen libro de superación personal? ¿Cuántas veces nos falta una tarde para convivir con los hijos? ¿No? Aquí nos sobró tiempo, hay que decirlo, por más que tengamos una rutina de trabajo, que yo no he dejado de trabajar, y sin embargo he tenido el privilegio de jugar mucho más con mis hijos, de hacerles bromas, de reírnos, de inventar historias y eso me tiene mucho más lleno, me tiene el corazón mucho más lleno y que quiero salir y decir “oigan, ya aprendimos la lección, ya nos rehabilitamos”, entonces, cuando uno se rehabilita, lo que pasa es que te pones de pie y hay que ponernos de pie el primer día que salgamos.

04:28

¿Qué hacer para que alcancemos la meta?

Mira yo creo que no es hacer, si no es ser tú, yo tengo una idea que me llena de fuerza y me llena de esperanza y es que Dios cumple sus promesas, es algo que creo como un niño le cree a un padre, ¿no? Es algo que creo profundamente y que en el momento en el que alguna duda por más pequeña que sea empieza a entrar en mi corazón, ¡la destierro! Dios cumple sus promesas, y eso es maravilloso porque cuando estás en el carril de Dios es que no puede haber un mal resultado porque Dios cumple sus promesas (14:07) (…) (14:29) Esa promesa es que nos hizo para ser felices, esa promesa es que nos hizo para vencer las excusas, esa promesa es que nos dio la fuerza, la luz, la inteligencia, el carácter para superar los obstáculos, esa promesa es tener la fe de que no hay excusa que podamos encontrar ni del tamaño de una pandemia para darnos por vencidos porque nada es imposible para Dios, porque Dios siempre cumple con sus promesas.

05:38

¿Cómo ves la puerta de salida?

Sí que hay que dejar las buenas intenciones a un lado, ¿no?, hay que dejar los pretextos a un lado, que hay que dejar los planes a un lado y nos tenemos que volver personas que conquisten metas. Es que es muy importante muchas veces nos perdemos descifrando el camino, analizando el camino, analizando los obstáculos en el camino, analizando si el camino es muy ancho es muy angosto sí es muy estrecho o es muy amplio. Lo que importa es llegar a la meta, eso es lo que importa, es disfrutar el camino pero llegar a la meta porque lo contrario es, es vivir en la mediocridad total, es conformarnos con menos de lo que somos capaces de alcanzar, es no vivir con la absoluta fe y certeza de que el universo con Dios, con lo mejor del ser humano, es capaz de llegar a la meta.

... Esa es la certeza que nos tiene que mantener y esa es la puerta de salida: ver las cosas desde el final, soñar con el final es lo que nos tiene que alentar todos los días, al levantarnos con fe, con alegría, con optimismo de “todo es posible y de que nada es imposible para Dios”.

Logo

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS

Clientes