Intelectuales y actores a favor de la despenalización de la marihuana

Por Redacción

Intelectuales y actores a favor de la despenalización de la marihuana
Este miércoles se publicó un desplegado en los principales diarios del país. El motivo: apoyar la despenalización de la marihuana en México. Está firmado por 67 personalidades de la sociedad civil, la política, la economía, la salud y la cultura como Jorge Castañeda, Héctor Aguilar Camín, Pedro Aspe, Luis de la Calle, Mario Molina, María Elena Morera, Jesús Reyes Heroles, Juan Ramón de la Fuente, Julio Frenk, Gael García Bernal, Diego Luna, Ángeles Mastretta, Marta Lamas, Juan Pardinas, Javier Sicilia, Juan Villoro y José Woldenberg, entre otros. Para los firmantes, México ha pagado un alto costo por aplicar la política punitiva del prohibicionismo y que ni la despenalización ni cualquier otra medida en lo individual constituyen una panacea para acabar con la violencia, la corrupción y la inseguridad en México. Pero la despenalización efectiva del consumo de la marihuana mediante un aumento en las dosis de portación permitida para uso personal es un paso en el camino correcto. El desplegado expone en seis puntos las razones para exigir un cambio en la política pública de atención a las drogas. 1. La ley de salud vigente tolera el consumo de todas las drogas ilícitas, pero en dosis tan pequeñas que en lugar de proteger criminaliza al usuario. Quien lleva consigo más de cinco gramos de marihuana es considerado narcomenudista y recibe un trato penal que empieza con la privación de la libertad. El 60% de los presos en las cárceles federales del país -verdaderas universidades del crimen- están sentenciados por delitos contra la salud; de estos, el 58.7% están vinculados a la marihuana. En el caso de mujeres, la cifra de sentencias por delitos contra la salud llega al 80%. 2.- El riesgo de volverse adicto a la marihuana entre quienes la usan (11%), es menor al que tienen de volverse adictos quienes usan drogas legales tales como el alcohol (15%) o el tabaco (32%). La mortalidad, la morbilidad y los costos médicos y sociales asociados a la marihuana son menores que los generados por el alcohol y/o el tabaco, En el Servicio Médico Forense, por ejemplo, el 77% de los cuerpos con análisis toxicológicos positivos habían consumido alcohol y sólo el 7% marihuana. Algo similar ocurre en los Servicios de Urgencias: el 68% de quienes resultan positivos al análisis toxicológico es por alcohol, mientras que sólo el 10% lo es por marihuana. 3.- La criminalización aumenta el precio de las drogas. Una parte significativa de los ingresos del narcotráfico mexicano provienen de la marihuana. Estas rentas extraordinarias se usan para comprar armas, pagar sicarios y corromper funcionarios públicos. La despenalización reduciría estas rentas, que no son sustituibles por otras actividades del crimen organizado (secuestro, extorsión, asalto, robo). 4.- El contexto internacional ha cambiado. En 20 estados de la Unión americana está permitido el uso medicinal de la marihuana, y en dos el uso recreativo. Hace unas semanas, los diputados uruguayos legalizaron la producción, distribución y el consumo de marihuana. El fracaso del enfoque prohibicionista ha llevado a muchos líderes latinoamericanos, antiguos presidentes y jefes de Estado en funciones a proponer un enfoque de salud pública. En su más reciente asamblea celebrada en Guatemala hace unos meses, la OEA presentó un amplio informe sugiriendo la posibilidad de legalizar la marihuana. 5. La posesión de pequeñas cantidades de marihuana para consumo personal en personas adultas es una decisión que está dentro de los límites de la autonomía y privacidad de cada individuo. Cada uno debe ser libre de consumir lo que desee, mientras no dañe a terceros. 6. En opinión de los firmantes, la legislación federal mexicana otorga un margen a las Entidades Federativas para perseguir el delito del narcomenudeo, lo que puede traducirse en una despenalización efectiva del consumo para fines personales. La Ciudad de México es una buena opción para iniciar un cambio en la materia, pues ha legislado ya la ampliación de derechos y libertades en otros temas polémicos. La opinión pública en la capital es cada vez más tolerante frente a las decisiones individuales y lo puede ser también en lo referente al consumo de marihuana, con miras a una regulación más completa en el futuro.

Más en Nacional

Más en Nacional

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS