"12 Hombres en Pugna" abre la Temporada Otoño de la SAS

Por Redacción

"12 Hombres en Pugna" abre la Temporada Otoño de la SAS
Doce hombres en pugna fue presentada en el Teatro Pablo de Villavicencio para abrir con broche de oro las actividades artísticas y culturales de la Temporada de Otoño de la Sociedad Artística Sinaloense y el Instituto Sinaloense de Cultura... Con actuaciones magistrales la obra de teatro con toque clásico acaparó la atención del público presente que no perdió detalle a cada escena... La obra teatral Doce hombres en pugna (Twelveangrymen, de Reginald Rose) dirigida por José Solé, en una producción de Jorge Ortiz de Pinedo, contó con espléndido cuadro de actores, como son Roberto Blandón, Gustavo Rojo, Héctor Suárez, Fernando Ciangherotti, Darío T. Pie, Roberto Ballesteros, Juan Ignacio Aranda, Oscar Ortiz de Pinedo, Miguel Pizarro, Darío Ripoll, Pedro Sicard y Luis Fernando Peña. Narra la historia de doce miembros de un jurado que están deliberando sobre la inocencia o culpabilidad de un chico de barrios bajos acusado de asesinar a su padre, miembros ambos de una familia disfuncional. Todo parece acusarlo, y del veredicto del jurado depende su vida. Los jueces piensan que no tiene vuelta de hoja: Sentenciarlo a la silla eléctrica es cosa de mero trámite. Sin embargo, el jurado número 8 (Roberto Blandón), profesor de ciencias sociales, no piensa como sus compañeros, cree tener una duda razonable y, contra la ira de algunos de sus colegas, empieza a desarrollarla, y de la votación inicial de once a uno, el número se va reduciendo en cada votación. El voto en sentido u otro, debe ser unánime, o no tendrá validez. Está convencido de que “el testimonio que pueda enviar a una persona a la silla eléctrica tiene que ser exacto” y de que “no hay jurado capaz de enviar a una persona a la muerte si no está seguro de su culpabilidad”. Pero para convencer a sus compañeros debe luchar contra sus prejuicios, sus atavismos, sus odios, sus convencionalismos. De ellos ya el Jurado 7 (Ciangherotti) tiene los boletos para el partido de beisbol de esa noche y desespera, como los otros, porque un trámite que cree de rutina comienza a extenderse. Otro más, el Jurado 10 (Aranda) piensa que si es un chico marginal, con antecedentes penales y de ascendencia latina, negra o extranjera, debe morir para que haya uno menos, y con esas tendencias xenofobias y racistas pelea su voto al punto de agredir a quienes piensan distinto. Y otro, el jurado 3 (Héctor Suárez), decide su voto de culpable guiado por el caso propio del hijo ingrato que se le rebeló y se fue de la casa, y así, cada quien va mostrando sus motivaciones para condenarlo, pero poco a poco se van diluyendo ante la duda razonable que empieza a aflorar conforme avanza la trama. La escenografía, el frío ambiente de una sala de deliberaciones con doce asientos en torno a una mesa, un abanico metálico de los de antaño, que nunca funciona, un ventanal desde el que se mira la ciudad. Cabe destacar que los 12 hombres en pugna se solidarizaron con los damnificados por el huracán Manuel y una de las funciones en la ciudad fue ofrecida a cambio de despensas para los afectados. *Imágenes: Eduardo Veraztica *Edición: Fabiola Velazco

Más en Sociedad

Más en Sociedad

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS