El papa condena el "silencio cómplice" en una zona romana afectada por mafia

Pidió el fin "del silencio cómplice" y el miedo

Por Redacción TVP

El papa condena el "silencio cómplice" en una zona romana afectada por mafia

Roma, 3 jun (EFE).- El papa Francisco celebró hoy la Solemnidad del Corpus Domini por primera vez en cuarenta años fuera de la Basílica de San Juan de Letrán y se trasladó a Ostia, en el litoral romano, municipio afectado por el crimen organizado, donde pidió el fin "del silencio cómplice" y el miedo.

Cincuenta años después de que lo hiciera Pablo VI, Francisco volvió a celebrar la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo en esta zona del litoral romano, donde viven cerca de 84.000 personas.

"Jesús desea que sean derribados los muros de la indiferencia y del silencio cómplice, arrancadas las rejas de los abusos y las intimidaciones, abiertas las vías de la justicia, del decoro y la legalidad", dijo Jorge Bergoglio.

El papa habló así durante la misa en la plaza de Santa Mónica de Ostia, uno de los distritos de Roma y cuya administración estuvo dos años intervenida -hasta finales del año pasado- tras probarse que era objeto de importantes infiltraciones mafiosas.

"El amplio paseo marítimo de esta ciudad llama a la belleza de abrirse y remar mar adentro en la vida. Pero para hacer esto hay que soltar esos nudos que nos unen a los muelles del miedo y de la opresión", añadió el papa.

Francisco indicó a los miles de fieles que acudieron a escuchar su homilía que "la Eucaristía invita a dejarse llevar por la ola de Jesús, a no permanecer varados en la playa en espera de que algo llegue, sino a zarpar libres, valientes, unidos".

Hacía décadas que la celebración del Corpus Domini no salía de la capital y Francisco decidió acercarse hoy a una de las zonas romanas más afectadas por los clanes mafiosos.

Un gesto que se enmarca en su voluntad de acercar la Iglesia católica a todos los rincones, también a las más desfavorecidas y en situaciones más complejas.

En su homilía, Bergoglio lamentó que la gente viva para sí misma y no para los demás y animó a vivir "derramando en el mundo el amor que brota de la carne del Señor".

"En la vida necesitamos alimentarnos continuamente y no solo de comida, sino también de proyectos y afectos, deseos y esperanzas. Tenemos hambre de ser amados. Pero los elogios más agradables, los regalos más bonitos y las tecnologías más avanzadas no bastan, jamás nos sacian del todo", valoró.

Asimismo, señaló que hay muchas personas que "carecen de un lugar digno para vivir y del alimento para comer" e hizo un llamamiento para que se atienda a estas gentes "necesitadas" y "abandonadas".

Tras la misa, el papa Francisco presidió la procesión del Santísimo Sacramento hasta la parroquia de Santa Bonaria en Nueva Ostia, donde impartió la bendición eucarística. 

lsc/cr

Notas de interés:

Sao Paulo celebra el Orgullo LGBT y manda un recado político...

Giuliani dice que Trump "probablemente" podría indultarse a...

EE.UU. presiona al Caribe para suspender a Venezuela en la O...

Más en Internacional

Más en Internacional

PROGRAMAS

OMG!

NOTICIAS