Merkel pide "humanidad" con la migración y cautela ante el "brexit"

Merkel se retrató en estos dos asuntos clave en sendas comparecencias en la Cancillería junto al primer ministro húngaro, Viktor Orbán

Por Redacción TVP

Merkel pide "humanidad" con la migración y cautela ante el "brexit"
Loading...

Berlín, 5 jul (EFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, abordó hoy los dos principales retos que tiene ante sí la UE, la inmigración y el "brexit", para lo que pidió "humanidad" a la hora de afrontar el primero y cautela con el segundo, a la espera de que Londres aclare cómo concibe su relación futura con el bloque.

Merkel se retrató en estos dos asuntos clave en sendas comparecencias en la Cancillería junto al primer ministro húngaro, Viktor Orbán, con quien mantiene evidentes diferencias en la cuestión migratoria, y con la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, a quien trata de convencer para un "brexit" lo menos traumático posible.

La canciller alemana, que acaba de endurecer de nuevo su política migratoria para zanjar una de las mayores crisis de gobierno que ha sufrido en doce años, quiso seguir marcando "diferencias" con los países que, como Hungría, rechazan de plano acoger refugiados.

"La diferencia se encuentra en que no podemos olvidar que al final se trata de personas que vienen a nosotros. Y esto tiene algo que ver con los fundamentos europeos, esto es, con la humanidad", indicó la canciller, que se enredó con Orbán en una serie de réplicas y contrarréplicas por este asunto que, aunque amistosa, evidenció el abismo que les separa.

A juicio de la canciller alemana, es importante la "protección de las fronteras exteriores, pero no solo con el objetivo de aislar" a la UE, de convertir el bloque "en una fortaleza", sino para acabar con el negocio "desalmado" de mafias y traficantes de personas.

No obstante, abogó por ir más allá, si la UE quiere conservar su "alma" humanitaria y "tener un papel en el mundo con sus valores", porque -indicó- no se puede "ignorar la urgencia y el sufrimiento" de los inmigrantes.

La respuesta paralela a la protección de las fronteras debe ser el establecimiento de mecanismos que permitan que ciertas personas de estos países puedan emigrar legalmente a Europa, ya sea mediante "contingentes legales" o cupos para estudiantes y trabajadores especializados, siempre dentro de una "asociación con África".

Orbán, por su parte, señaló que es preciso que esas muestras de humanidad de Europa no generen un "efecto llamada" y abogó por limitar la solidaridad a la cooperación al desarrollo en los países africanos para combatir las causas primeras de los flujos migratorios.

El primer ministro húngaro agregó que su gobierno no quiere "importar problemas" y negó cualquier falta de solidaridad, alegando que su país tiene cientos de hombres armados en su fronteras día y noche para que los inmigrantes no avancen hacia el norte, hacia Alemania.

"Si Hungría no defendiese la frontera, Alemania vería llegar todos los días a 4.000 o 5.000 inmigrantes", advirtió Orbán.

En otra comparecencia con mejor tono, pero ensombrecida asimismo por las distancias, Merkel abordó junto a May las negociaciones entre Bruselas y Londres para definir los términos de la salida del Reino Unido de la UE y los pilares sobre los que se sustentará su relación futura.

La canciller alemana expresó su deseo de que tras el "brexit" las relaciones sigan siendo estrechas, pero solo se mostró convencida de que así será en el plano de la política de seguridad.

Sobre todas las demás áreas de cooperación -de la comercial a la política- guardó cautela, a la espera de que Londres avance su posición.

"Yo quiero que en el futuro el Reino Unido y Alemania se mantengan estrechamente unidos. En asuntos como la política exterior de seguridad es seguro que va a ser así. En otros ámbitos debemos aún ver cuáles son las expectativas británicas", comentó Merkel.

La canciller subrayó que "el tiempo apremia", en una alusión clara a las vacilaciones en Londres sobre el formato del "brexit", ante el que el Partido Conservador de May se encuentra muy dividido entre quienes desean un "brexit duro" y quienes prefieren uno suave.

Las negociaciones, recordó, han entrado en una "fase decisiva" y para octubre debe acordarse el "marco político" de la separación, que incluye el escollo -hasta ahora insalvable- de la frontera irlandesa.

May avanzó por su parte que mañana tiene previsto reunirse con su gabinete para dibujar "el camino hacia adelante" en su salida de la UE, así como la "velocidad e intensidad" de las negociaciones.

jpm/jam/fpa

Notas de interés:

Trump pide al Congreso reformar rápidamente las "absurdas" l...

EE.UU. niega que planeara invadir Venezuela pero no descarta...

Confiscan cargamento de tachas con la cara de Trump

Más en Internacional

Más en Internacional