Las joyas del cine mexicano que no te puedes perder

Estas 10 películas mexicanas son consideradas las mejores de la historia de nuestro país las debes ver en este Día Nacional del Cine Mexicano

Por Redacción TVP

Las joyas del cine mexicano que no te puedes perder

Por segundo año consecutivo se celebra el Día Nacional del Cine Mexicano, reconociendo la importante y grandiosa trayectoria de la filmografía del país, así como su época de oro en la que grandes directores como Ismael Rodríguez, Luis Buñuel, Emilio Fernández, Alejandro Galindo, Emilio Gómez Muriel, Fernando de Fuentes, entreo otros, lograron colocar en la cúspide al cine nacional.

Contando además con el talento y grandiosas actuaciones que lograron retratar de manera perfecta la cultura y sentimientos mexicanos de grandes estrellas como Dolores del Río, María Félix, Pedro Infante, Jorge Negrete, Ignacio López Tarso, Pedro Armendáriz, Mario Moreno, Kati Jurado entre otros.

Por ello te compartimos la lista de las 10 mejores películas mexicanas de la historia, que te aseguramos te encantarán:

10. Una familia de tantas (Alejandro Galindo - 1949)

El protocolo de una estricta familia mexicana es sacudido por la presencia de un incansable vendedor de aspiradoras. La venta así se convierte en el elemento que dispara el enfrentamiento de las costumbres machistas y del yugo patriarcal contra la evolución del pensamiento mexicano, el rompimiento de un esquema primitivo y tradicional y uno de los primeros ejemplos de la liberación femenina en el cine mexicano.



9. Cronos (Guillermo del Toro - 1993)

En sus barrios y anticuarios, en el lúgubre de la noche de la Ciudad de México, el terror y la fantasía resurgían con una brillante simpleza y originalidad, en una amalgama de corrientes, estilos y talento actoral gringo, español y mexicano que se regodeaban en esta revitalización del mito vampírico.



8. El Violín (Francisco Vargas - 2005)

"Se acabó la música", una frase que retumbará en los oídos y en la menta de todo amante del cine mexicano y que se ha vuelto el símbolo de nuestro último gran clásico. Un neorrealismo sin espacio, atemporal, que puede ser aplicado a cualquier situación o circunstancia de la nación mexicana o latinoamericana de los últimos 100 años y que aún hoy en día seguiría vigente, trágicamente palpable y maravillosamente plasmada en lenguaje fílmico.



7. Ahí está el detalle ( Juan Bustillo Oro, 1940)

Con un reparto que incluye a Sara García y a un brillante Joaquín Pardavé, Bustillo Oro se confiere al control total de Mario Moreno para exponer una deliciosamente original fábula de accidentales identidades que surte un efecto soñado y grandilocuente en el tremendo acto final en una sala de jurado, confinamiento donde quizá se ha dado el  mayor ejemplo de la comicidad e ingenio mexicanos.



6. ¡Vámonos con Pancho Villa! (Fernando de Fuentes - 1936) 

La proximidad con los hechos revolucionarios hacen a esta aventura una pieza que raya en el valor histórico, no por las libertades creativas que se toma para referir a "La Revolución" como el enemigo común de esta camaradería entrañable, sino al plasmar con una belleza técnica y narrativa algunos pasajes fieles a lucha de La División del Norte. 




5. Enamorada (Emilio Fernández - 1946)

El cuento de amor mexicano por excelencia, la doña y el macho, la malagueña y el revolucionario, la soldadera y su general; Fernández se deshace de su pesada cruz de muerte y angustia y cae bajo el hechizo de la mirada de la gran diva María Félix



4. Amores Perros (Alejandro González Iñárritu - 2000)

Bajo el formato de historias cruzadas y teniendo al "perro" como eje narrativo, testigo y víctima del ruin accionar humano en un choque clasista tan familiar como oscuro; tanto el guionista Arriaga como el director conciben una oda de autodestrucción en sus primeros dos actos para después rematar co un gran final repleto de redención, generando luz a partir de la proyección más oscura de aquella evolución del México Olvidado.



3. El esqueleto de la Señora Morales (Rogelio A. González - 1960)

Claramente estamos hablando de la mejor comedia negra de nuestro cine. Una pieza ineludible dentro del brillante y original humor mexicano a partir de la imagen de una terrorífica institución conyugal que alude de nuevo a la muerte como principal socia narrativa. ¿Se imaginan al machismo rebajado y expuesto en dicha época? Esto desembocará en consecuencias tan funestas como hilarantes, presentando a una de las villanas del cine mexicano.

 


2.Macario (Roberto Gavaldón - 1960)

Nuestra celebración y veneración fílmica hacia la figura que nos define como cultura: la muerte. En la conversación surreal y espiritual de Macario convergen todas las creencias populares y simbologías de nuestra raza, dirigidas con soltura por un Gavaldón que sitúa al ángel de la muerte como un ser tan complejo para el adulto como simplista y didáctico para un niño.



1. Los Olvidados (Luis Buñuel- 1950)

Esta apoteóica obra que juega con el thriller y con la excepcional y teóricamente contrariadas como el surrealismo y el neorralismo, engloba de manera fulminante la visión de un México tan trágico como esperanzador. Buñuel deja claro que en su ficción no trata la generalidad de un país, sino aquellos recónditos personajes "olvidados" en los que se cimientan la pobreza y el esbozo primitivo de nuestros pecados como nación y sociedad, consecuencia del olvido hacia aquellos estratos casi utópicos y subculturas que siguen rigiendo la mayoría de nuestra población hasta hoy en día.



Con información de Cinescopia.

También te puede interesar:

Las mejores fotos del 2018 tomadas bajo el agua

#Video A Marta Sánchez se le rompió el vestido en pleno show

#Video Bajan de un avión a Alejandro Fernández por alterar a...

Más en #Lo más visto en redes

Más en #Lo más visto en redes

PROGRAMAS

OMG!
Reto Gaspasa

NOTICIAS