¿Realmente el vino tinto es beneficioso para la salud?

A diferencia de otras bebidas, el vino contiene un único ingrediente, las uvas. Por tanto, el zumo de las uvas aporta las propiedades de dicha fruta.

Por Redacción

¿Realmente el vino tinto es beneficioso para la salud?

https://www.pixabay.com/es

“Beber una copa de vino al día es bueno para la salud”, reza una popular frase. Al día de hoy, aún se investigan los beneficios de esta bebida fermentada. Médicos asocian esta frase no al alcohol, sino a los beneficios de que aportan los polifenoles de la uva.

Ahora bien, un mayor consumo es contraproducente para la salud. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, se recomienda beber dos copas diarias, lo que equivale a unos 280 mililitros de vino al día, siempre que pasemos dos días sin alcohol. Para las mujeres la recomendación es una copa por día, debido a la diferente acción metabólica del organismo.

 Quizás nos preguntemos si estudios recientes corroboran esta información. Pues bien, estudios realizados por la Universidad de Burdeos (Francia) concluyen que las personas que bebían vino en cantidades moderadas —incluyendo a quienes tenían un nivel elevado de colesterol—, redujeron entre 30 y 40 por ciento el riesgo de morir por complicaciones cardiovasculares.

Sin embargo, la línea es muy delgada, y el consumo excesivo de alcohol está asociado a un alto riesgo de sufrir eventos cardiovasculares. Ni de manera esporádica o crónica debemos sobrepasar su consumo. Las intoxicaciones por beber frecuentemente y complicaciones en el organismo con comunes.

 Para que el hábito sea efectivo, debe ir acompañado de otros cambios en su vida diaria. Especialistas sugieren que para antes de preocuparnos por proteger las arterias coronarias con ingesta de alcohol debemos modificar nuestros hábitos alimenticios, así como practicar ejercicio. De nada le servirá a un paciente sedentario o con sobrepeso tomar una copa de vino al día si no cambia su forma de vida.

 Por estos motivos, no existe necesariamente una relación de causa y efecto, es decir, de que a una mayor ingesta de vino, más saludables estaremos. Tampoco hay estudios que demuestran que si una persona deja de tomar vino, está expuesta a más enfermedades. Ello sí ocurre, por ejemplo, con el tabaco. Si una persona abandona el hábito de fumar, tendrá menos probabilidades de sufrir enfermedades coronarias.

 A diferencia de otras bebidas, el vino contiene un único ingrediente, las uvas. Por tanto, el zumo de las uvas aporta las propiedades de dicha fruta. Y ya que se trata de un producto natural, posee vitaminas, y minerales, tales como el zinc o el hierro. Además, no contiene ningún tipo de grasas ((Fuente: https://www.dulcehogar.mx).

 En el otro extremo se encuentran las bebidas alcohólicas, que contienen una considerable cantidad de calorías, por lo cual su consumo excesivo es peligroso para el organismo. Una copa de vino o champagne aporta 110 calorías, en tanto que unos 50 ml de whisky contienen 125. Por otra parte, una lata de cerveza tiene 130 calorías. Sin duda, aquellos que mayores calorías concentran son el peor enemigo del buen estado físico.

Muchos estudios posteriores han resaltado diferentes beneficios que produce en especial el vino tinto. Entre los más destacados, refieren que contribuyen a liberar endorfinas, lo que produce una sensación de relajación en el cuerpo. De acuerdo con la Universidad de California, también se relaciona con el retardo de las funciones cerebrales.

 También se menciona de que ayuda a combatir las infecciones en las encías. Es que la uva, al ser un producto natural, tiene compuestos que evitan la aparición de bacterias vinculadas a las caries. Además se considera muy eficaz contra la gingivitis.

 En todo caso, conviene tener en cuenta los pro y contras de toda bebida alcohólica Todo producto tiene ciertos beneficios para la salud, pero cuando se sobrepasa su consumo se produce un efecto bumerán, y se convierten en realmente dañinos para nuestro organismo. Cabe precisar que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en todo el mundo. Solo en 2015 fallecieron 17,7 millones de personas por estas.

Más en #Lo más visto en redes

Más en #Lo más visto en redes

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS