Paredes de Miami “dicen” nombres de víctimas de violencia con armas en EE.UU.

En el muro están los nombres de los 17 jóvenes y educadores asesinados en la ciudad floridiana de Parkland y también los de las víctimas de los casos de brutalidad policial más sonados de los últimos años como Trayvon Martin, Breonna Taylor y George Floyd.

Por Concepción Soto

Paredes de Miami “dicen” nombres de víctimas de violencia con armas en EE.UU.

La artista Vanta Black creó en una pared de un centro cultural del barrio de Winwood, en Miami, una obra con los nombres de 360 personas que han muerto a consecuencia de las armas de fuego, por violencia intrafamiliar o por brutalidad policial en Estados Unidos.

“Say their names, di sus nombres” es el nuevo proyecto artístico de Chire Regans, de 41 años y conocida como Vanta Black, quien desde hace cuatro años ha dedicado su arte a impulsar un cambio social en torno a las armas de fuego.

“Pienso en todas las personas que los quisieron. Pienso en sus historias que dejaron huellas y pienso en que es esencial que alguien los recuerde públicamente, que recuerde sus nombres”, indicó la artista.

Vanta Black comenzó en 2016 pintando los retratos de 200 víctimas.

“Cuando se corrió la voz sobre la exposición que hice con los retratos mucha gente se empezó a comunicar conmigo para que le hiciera retratos de sus familiares que habían muerto por armas de fuego o brutalidad policial y sentí la necesidad de crear algo que se pudiera explicar por sí mismo”, recordó.

Así nació la idea de hacer el mural. “Soy una firme creyente en el poder de las palabras y estoy convencida de que el nombre de las personas tienen parte de la fuerza de ellas. El leer sus nombres, el decirlos en voz alta, es mantener vivas sus historias", explicó.

Es parte de su "compromiso personal y como artista”, explicó Vanta Black, quien es una de las profesoras asociadas del Pérez Art Museum de Miami, mejor conocido por sus siglas PAMM.

Entre los nombres escritos con letras blancas sobre fondo negro están tres que representan el dolor que las armas de fuego le han causado directamente a Vanta Black. Uno de ellos es el de su primer novio, quien fue asesinado horas antes de llegar a su casa a verla. Los otros dos eran primos hermanos.

“Revivo el dolor de perderlos cada vez que alguien me cuenta su historia. Cada vez que agrego un nombre al documento que tengo, en el que registro sus nombres, qué les pasó y quiénes eran sus seres queridos”.

En el muro están los nombres de los 17  jóvenes y educadores asesinados en la ciudad floridiana de Parkland y también los de las víctimas de los casos de brutalidad policial más sonados de los últimos años como Trayvon Martin, Breonna Taylor y  George Floyd.

La muerte de este último en Minnesota desató las protestas más intensas de los últimos años, impulsadas por el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan).

“Las últimas semanas han sido particularmente duras porque la gente ha escuchado más y más sobre el mural y cada vez me llegan más historias. A veces me da la sensación de que para poderlos honrar a todos  necesitaría 11 paredes de una cuadra larga para poder incluirlos”, reconoció.

Vanta Black está agradecida de que el mural esté ya tomando cuerpo y atrayendo atención cuando falta menos de un mes para las elecciones. Como madre divorciada de dos niños afrodescendientes de 7 y 9 años, "es importante que el líder de este país denuncie el racismo y pare con los ataques a la gente que no es blanca".

Más en Internacional

Más en Internacional

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes