Anciana lleva un año atrapada en segundo piso porque su vecino le demolió la escalera

Debido a una disputa legal, a la anciana le demolieron las escaleras de concreto con las que subía a su casa en el segundo piso, por lo cual su hija es la única que puede salir al poner una de aluminio.

Por Redacción TVP

Anciana lleva un año atrapada en segundo piso porque su vecino le demolió la escalera Foto: O Globo

Desde hace casi un año, una mujer y su hija se la ven muy difícil por el acceso a su casa, el cual ya hasta les llevó a la justicia y ha resonado fuertemente internacionalmente por lo extraordinario de la situación.

Según informa el medio Pressreader, Eneide Bahía de Souza, de 61 años, vive junto a su hija en una casa ubicada en un primer piso, en el municipio de Itacaré, al sur de la ciudad de Salvador de Bahía, en Brasil.

La escalera que le permitía ingresar a su casa se encontraba sobre un callejón, que también da acceso a la parte trasera de la vivienda de su vecino de abajo.

Desde hace tiempo, este terreno se convirtió en un motivo de conflicto para ambas familias. El padre de Eneide, quien ya murió, se disputaba el callejón con Sergio Luiz Alves Santiago propietario de la vivienda de abajo. “En 2007, el conflicto ya existía”, señaló la mujer al programa de noticias local Bahia Meio Dia, de la citada cadena de televisión.

En tanto, el hombre declaró en la Justicia que esta escalera fue instalada de manera ilegal, aprovechando que en aquel momento él no estaba viviendo allí. Alves Santiago obtuvo la posesión del terreno en 2019, cuando los Tribunales fallaron a su favor y le otorgaron una orden de restitución.

“En aquel momento empezó a amenazar con que iba a demoler mis escaleras”, señaló la actual propietaria de la vivienda superior.

La demolición se concretó en septiembre de 2020. El hombre comenzó a tirar abajo la escalera de hormigón con la ayuda de un mazo. Atónita, Eneide lo filmaba desde arriba.

En medio de la pandemia de coronavirus, la propietaria de la vivienda superior quedó atrapada. Aseguró al medio local que no tiene posibilidades de salir, por lo que no votó en las últimas elecciones ni pudo ir a vacunarse contra el virus.

Como la familia necesita comprar provisiones para poder sobrevivir, se las ingenió con la ayuda de una escalera plegable de aluminio para poder llegar a la calle.

En la siguiente foto se muestra a Tamara, la hija de Eneide, bajando de la escalera para salir de la casa.


-Foto: O Globo-

“Acá es donde bajo para ir a trabajar, al médico. No es fácil bajar por una escalera de aluminio. Mi mamá, como es mayor, no tiene forma de bajar. Usar estas escaleras es un poco difícil. Arriesgo mi vida todos los días”, aseguró la joven.

El conflicto por la escalera lleva una batalla judicial de larga data. Según indicó Joni Rehem, representante legal de Eneide, la Justicia le permitió construir la escalera en 2017 y luego revocó su decisión.

En tanto, el abogado de Alves Santiago, según informó el programa de Globo, remarcó que la “orden de restitución” prohíbe la reconstrucción de las escaleras en ese terreno.

Más allá del último fallo, la Justicia brasilera deberá encontrar una solución a este conflicto, ya que esta familia no puede continuar atrapada en su vivienda. “Es muy triste porque nadie merece estar preso. Ni un pajarito, imagine un ser humano”, reflexionó en diálogo con el medio Evanice Bahia, familiar de Eneide y Tamara.