Se enamoró mensajeando con un preso y el día de su boda la mató frente a todos

La relación comenzó mientras él estaba en prisión por asesinato, y cuando terminó su condena decidieron casarse. Pero la fiesta terminó en un sangriento feminicidio por celos y una condena por asesinato.

Por Redacción TVP

Se enamoró mensajeando con un preso y el día de su boda la mató frente a todos Foto: especial

Una mujer rusa llamada Oksana Poludentseva, de 36 años, llevaba años sin pareja y se sentía sola en su casa de un pequeño pueblo ruso llamado Chik, donde empezó a mensajear con Stepan Dolgikh, un año menor, quien respondía a los mensajes de texto desde su celular, relatan medios internacionales.

Un amigo de Oksana contó que la chica: “Ella lo amaba y esperaba con ansias su liberación para poder casarse y comenzar a vivir juntos en su propia casa en un pueblo ruso. “.

El día que Stepan cumplió su condena, Oksana, como prometió, fue a esperarlo a la puerta de la prisión y lo llevó directamente al pueblo para continuar su historia de amor.


Después de poco tiempo de noviazgo, Oksana y Stepan decidieron casarse, según los amigos de la mujer, durante su relación no pensaron nada de que “lo que pasó, pudiera pasar. No hubo ningún indicio o gesto de violencia de él hacia ella en ningún momento. O al menos no lo vimos ”.

Llegó el día de la boda y los novios se vistieron para la ocasión, donde casi todo el pueblo estaba invitado a la fiesta. El sacerdote entregó coronas a Oksana y Stepan atadas con cintas para unir las dos almas, mostrando que la pareja estaba lista para formar una nueva familia, y los bendijo, luego subió al auto que los esperaba en la puerta. Y fueron a una fiesta que se hizo en una casa de campo con unos invitados.

Al llegar al lugar de la fiesta, nadie podría haber imaginado lo que estaba a punto de suceder, el horrible evento tuvo lugar pocas horas después de que la pareja intercambiara sus votos matrimoniales. Según testigos, el hombre atacó a una mujer por celos por hablar con otro invitado y “portarse mal”.

Aunque algunos llamaron a las autoridades, la mayoría no intervino porque estaban demasiado asustados por la violencia y los gritos que hizo el amante cuando atacó a Oksana.

“Empezó a dar puñetazos y patadas fuera de la casa. La agarró del cabello, la golpeó y la arrojó a la calle, donde también continuó golpeándola en el cuerpo y la cabeza”, dijo Kirill Petrushin, detective regional senior del Comité de Investigación Ruso.

Finalmente, el novio fue detenido en el lugar por la Guardia Nacional Rusa. Tenía las manos y el vestido empapados en la sangre de su amada, y sus propias rodillas dolían por el golpe que le propinó a la mujer. “Durante mucho tiempo la golpeó en los órganos vitales, el cuerpo y la cabeza", dijo el policía que investigó el caso de feminicidio.

Tan pronto como fue arrestado, Stepan confesó completamente el crimen durante la investigación, pero nunca mostró ningún remordimiento. El feminicidio se justificó por el ánimo de matar a su esposa frente a los invitados a la fiesta.

El novio fue condenado a 18 años de prisión tras un breve juicio que contó con decenas de testigos y confesiones del feminicidio.

La joven rusa quedó inconsciente tras recibir golpes en la cabeza. Según la autopsia, los golpes en el pecho fueron fatales. El femnicida siguió golpeandola ya muerta durante varios minutos. Luego arrastró el cuerpo de la novia por las calles desiertas de un pueblo ruso y lo arrojó a un barranco en la estepa rusa. Todo delante de los invitados.

Imagen: especial


Más en Internacional