Se vive en Mazatlán la "fiesta" del Pajarito

Consumidores abarrotan Playa Norte

Por Adriana Tirado

Se vive en Mazatlán la "fiesta" del Pajarito
Loading...
Una tradición de la cocina mazatleca es el “Pajarito frito”, un sabroso y pequeño pescado característico por su inigualable sabor. Su nombre científico es Hyporthampus y la longitud de esta especie oscila entre los 25 y 40 Cm. Cada año llegan a la Bahía de Mazatlán a desovar, por lo que los pescadores salen de noche para lograr una buena captura.

En mayo, el puerto vive la “fiesta” del Pajarito, pues en las últimas 4 temporadas ha escaseado y actualmente hay buena producción. Los mazatlecos entusiasmados, pero a la vez impacientes, se reúnen de noche en la zona de Playa Norte con ollas, cubetas y hieleras en espera de los pescadores.



Durante los primeros días de captura, se han registrado cientos de personas que abarrotaron esa zona de venta. A este punto acuden amas de casa y propietarios de marisquerías, pues afirman que ahí se comercializa el producto más barato y fresco. Hay pescadores quienes dan un valor agregado a su servicio y prefieren vender limpio el pescado, aunque esto implica un costo adicional, pues se vende a 100 pesos el kilogramo.

Para la pesca, los hombres de mar detallan que primeramente las lanchas son ancladas, la labor es a base de atarraya y se instalan lámparas para que sus luces atraigan a las especies. Duran aproximadamente dos horas realizando las maniobras y a su regreso traen consigo hasta 800 kilogramos de este pez.

El precio varía, según la producción y la temporada, actualmente ronda en los $30 y $50 pesos el kilogramo y entre $300 y $400 la cubeta.

Rubén Obanda está de visita en Mazatlán y aprovecha su estancia para degustar el platillo, pero también piensa llevar producto a sus familiares en Tijuana.



Las amas de casa afirman que la receta de este manjar es muy sencilla. Una vez que está limpio el pescado, es decir, sin escama, cabeza, sin dentros y lavado, se le agrega sal al gusto, se pasa por harina y se vierte directamente en un sartén con aceite muy caliente. Se deja freir cierto tiempo hasta dejarlos muy crujientes, se acompañan con unos ricos frijolitos y una salsa pico de gallo o una salsa tatemada.

¿Y usted, ya probó este delicioso manjar?



También te puede interesar:




Más en Reportajes

Más en Reportajes