Manos que dan vida, la historia de 'Lenchita'

Florencia Cabanillas Osuna, ha sido partera por más de 70 años en su natal Aguacaliente de Gárate, Concordia. A sus 92 años de edad se mantiene activa, apoyando a la madre que así lo requiera

Por Cecilia Barrón

Manos que dan vida, la historia de 'Lenchita'

Si fuera cierto aquel dicho de que todo ser humano que viene al mundo trae desde su nacimiento una misión marcada consigo, seguramente Florencia Cabanillas Osuna sería prueba fehaciente de ello.

'Lenchita' como le llaman con cariño en su natal Aguacaliente de Gárate, Concordia, nació un 10 de mayo, sin saber que paradójicamente 19 años después su labor estaría enfocada precisamente en apoyar a las madres como partera, labor que ha desempeñado por más de 70 años, con hasta 122 atenciones los 365 días del año.


A punto de llegar a los 92 años, Lenchita se recupera de una caída que le dejó afectada la columna vertebral, sin embargo aún así, brinda asesoría a las mujeres que están próximas a 'dar a luz' sin una remuneración de por medio.

En su memoria intacta, recuerda que en sus inicios como partera retomó algunos consejos de una de sus tías que también realizaba la actividad, sin embargo la mayor parte de sus conocimientos fueron de manera empírica, por ello, sus vecinos aseguran que se trata de un 'don'.

Luego de unos años de desvelos, trasladándose a dar servicio a comunidades apartadas a pie y hasta en lancha, 'Lenchita' estudió técnicas para profesionalizarse sin siquiera pasar por la escuela primaria.

A la fecha conserva tres certificaciones como partera y nociones de enfermería que le fueron impartidas por medio del Sector Salud.


La Organización Mundial de la Salud, la OMS establece como límite el 15 por ciento de cesáreas en cada país, México supera la media con 46 por ciento en estos procedimientos.

'Lenchita' no conoce las cifras avaladas internacionalmente, sin embargo para ella también la mayoría de las intervenciones quirúrgicas practicadas en los hospitales para el nacimiento de un bebé pueden evitarse.

La señora de 92 años sabe de la responsabilidad que tiene a su cargo cada vez que una madre llega a tocar su puerta, pues en un parto pueden estar en peligro dos vidas.

De acuerdo al balance hecho por el Observatorio de Mortalidad Materna en México, con base a boletines de Epidemiología de la Secretaría de Salud, en Sinaloa a la fecha se han registrado tres muertes maternas.

Aunque el acompañamiento por su parte supere con éxito estos indicadores, para 'Lenchita' su tarea no está acabada ahí.

En muchos de los casos, las madres y sus familiares mantienen contacto con ella, dándole muestras de agradecimiento por su apoyo, invitándole a pasar con sus 'hijos postizos' los momentos felices y también los amargos.


Sus ojos han visto enterrar a cientos de sus niños y niñas, esos que sus manos ayudaron a salir del vientre, es entonces cuando ruedan las lágrimas, pues para ella es casi imposible no encariñarse con esos bebés.

Al casarse, el deseo de Florencia Cabanillas era procrear a 18 hijos como su mamá.

Tuvo 10 menos de esa cuenta, sin embargo en su corazón albergó a esos miles que ha acompañado a nacer, muchos de ellos profesionistas.

Ahora viuda, vive acompañada de sus hijos y nietos con sanguíneos. Disfruta de su vejez de una forma activa.


A sus 91 años, Lenchita cocina, lava ropa, riega a sus plantas, y alimenta a sus animales, pero siempre tiene lista su mochila, esa que guarda todos los utensilios para desempeñar la labor que le ha sido conferida desde que llegó a este mundo, la de apoyar a otras mujeres a dar vida.


También te puede interesar

Abandonar el hogar de la noche a la mañana, así es emigrar

La Matraca que suena por dentro

El arte de las Quilts en Mazatlán


Más en Reportajes

Más en Reportajes

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS