Usan el baile como medicina para el cuerpo, la mente y el alma

En la parroquia San Francisco de Asís por ocho años se mantiene abierto un centro de actividades, entre las que destaca la danza católica

Por Cecilia Barrón

Usan el baile como medicina para el cuerpo, la mente y el alma

Existe un grupo de personas en Mazatlán, entre ellas adultos mayores, para las que las medicinas han pasado a segundo término cuando se habla de sanar alguna enfermedad, dolencia o estado mental, para ellas hay una alternativa aún más efectiva y tiene que ver con una mezcla de música, alabanza y baile.

Hace ocho años que siguen el ejemplo del Fray Samuel Perfecto Jacobo, un sacerdote tras haber probado el baile como terapia para tratar una parálisis en su cuerpo, obteniendo resultados existosos, decidió compartir su experiencia, iniciando un espacio con clases de danza católica, en la Parroquia San Francisco de Asís, a donde había sido asignado.

Fray Samuel fue trasladado a otra parroquia, pero su enseñanza aún perdura en la colonia Salvador Allende, en donde Sandra Lorena Cruz Cázares se encarga de impartir las clases de martes a viernes en horario de las 8:30 a las 9:30 horas.

En el centro parroquial también se han abierto otras actividades, como 'El cafesito de los 65 y más', un rincón de convivencia y comida saludable dirigido por la Nutrióloga, Noella Blanco Gutiérrez, para quien su trabajo como voluntaria se ha convertido también en su motor de vida.

Guadalupe Ortíz Pérez, recién le ha sumado 77 velitas a su pastel de cumpleaños.

Ella es una de las feligreses con mayor tiempo en el grupo.

Asegura que llegó allí por recomendación de sus vecinas, cuando una neumonía amenazaba su vida y que fue a través de la danza, la asesoría nutricional y sobre todo la en Dios, como pudo librarse de ese mal.

La mayoría de las personas que asisten con regularidad, se han convertido también en voluntarias del bazar y comedor para migrantes en el propio templo.

Es así como con un paso hacia adelante, uno hacia atrás, otro pasito al costado y los brazos abiertos, el grupo de feligreses de la parroquia San Francisco de Asís mantienen viva la creencia de que sólo se alcanza un estado óptimo, si cuerpo, mente, alma y espíritu están en armonía.


También te puede interesar

"Caminatas caninas", una terapia para niños con autismo

Artesanías hechas de escamas y piel de pescado

Por despuntar 'la mina de oro verde' en el sur de Sinaloa


Más en Reportajes

Más en Reportajes

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS