Mujer ha perdido casi 20 kilos al volverse adicta a comer las cenizas de su marido

Según la mujer, cada que abre la urna y come un poco, siente una descarga de adrenalina, pero luego le llega una sensación de tristeza porque sabe que no le queda mucho.

Por Redacción TVP

Mujer ha perdido casi 20 kilos al volverse adicta a comer las cenizas de su marido Captura: My Strange Addiction / TLC

Una mujer que apareció en el programa My Strange Addiction de TLC, compartió que se ha vuelto adicta a comer las cenizas de su esposo muerto.

Casie, de 26 años, de Tennessee, perdió trágicamente a su esposo Sean por un ataque de asma en 2011, a tan solo dos años y medio después de conocerlo.

Ella se casó con su esposo en 2009 y la pareja era inseparable antes de que él muriera tristemente.

Casie comenzó a llevar consigo las cenizas de su esposo para consolarlo después de su muerte, explicando en el programa: "Llevo a mi esposo a todas partes, al supermercado, de compras, al cine, a comer, a donde sea que vaya, él va".

"Cada vez que voy al supermercado compro la comida que le gusta, cuando cocino compro la comida que le gusta, no la como pero cocino para él".

Ella agregó: "Algunas personas se ríen, piensan que estoy jugando pero lo digo en serio, él es mi esposo".

Casie continuó compartiendo cómo su comodidad se convirtió en una peligrosa adicción.

"Supongo que con la transferencia de sus cenizas algunos también se metieron en la caja de cartón y eso se derramó en mis manos", dijo.

"No quería borrarlo, ese es mi marido, no quería borrarlo, así que me lamí los dedos.

"Y aquí estoy hoy casi dos meses después y no puedo parar, me estoy comiendo a mi marido".

Captura: My Strange Addiction / TLC

Casie continuó compartiendo que ha perdido casi 20 kilos desde que comenzó a comerse a Sean, ya que rara vez come y prefiere comer sus cenizas entre cinco y seis veces al día.

"Primero me lamo el dedo y no solo lo sumerjo, hago un remolino para que quede bien apelmazado y luego me lo como", continuó.

"Sabe a huevos podridos, arena y papel de lija, pero he llegado a amar ese sabor, comenzó como no querer deshacerse de él y ha progresado hasta devorarlo".

"He perdido 42 libras (19.05 kilos) desde que mi esposo falleció, básicamente lo único que estoy comiendo son sus cenizas".

Casie agregó: "Cuando abro la urna tengo una sensación de felicidad, es como una descarga de adrenalina para mí y cuanto más como, más emocionado me siento hasta que me doy cuenta de que no queda mucho.

"Luego, unos minutos después, me siento fatal porque lo hice. Me hace sentir avergonzada, avergonzada, disgustada conmigo mismo, confundida, loca; tienes que ser una persona muy enferma para comer las cenizas de alguien".

Dijo que las cenizas de Sean se están agotando, por lo que tendrá que dejar de comérselo antes de "perderlo de nuevo".

"Saber que ya perdí una libra es realmente difícil porque se acabará pronto y no sé si podré mantenerlo", dijo Casie.

"Tengo que dejar de comérmelo, lo he perdido una vez, esta vez será mi culpa que lo vuelva a perder".


Otras noticias de este martes 26 de octubre:

López Obrador acusa a la Suprema Corte de "proteger la corrupción y a la minoría"

La pandemia está aún "lejos de su final", asegura la OMS en su reunión trimestral

Se debe reducir a la mitad la huella de carbono mundial en menos de 8 años: ONU

Amarran a joven "poseído" por jugar Free Fire en exceso (video)


Más en Internacional

Más en Internacional

PROGRAMAS

Futbol Femenil

NOTICIAS

Clientes