La mazatleca que se escapó de un feminicidio

Elizabeth es una de las pocas historias que pueden contarse aún con vida en medio de la violencia intrafamiliar. Gracias al CAVI recibió terapia y con el acompañamiento pudo detectar las señales a tiempo

Por Cecilia Barrón

La mazatleca que se escapó de un feminicidio

México es considerado el país más peligroso para ser mujer en América Latina

Todos los días, nueve mujeres son asesinadas y seis de cada diez han sufrido algún tipo de violencia en su vida, según datos de la Organización de las Naciones Unidas. 

En los últimos seis meses, la tendencia marcada es que de cada 100 feminicidios, cuatro fueron cometidos en Sinaloa.

Elizabeth pudo ser parte de esta estadística, pero para su fortuna, supo leer a tiempo las señales de la violencia intrafamiliar. 

La joven ahora de 25 años de edad, comenzó su noviazgo con su agresor cuando rondaba apenas los 19 años. 

En ese entonces el padre de sus hijos no llegaba a los golpes que le dejaron la mandíbula quebrada, así como lesiones con arma punzocortante en su cuerpo. Se mostraba como un hombre común, pero con tendencia a los celos y a la manipulación, siendo los últimos dos años los que enmarcaron la peor de sus pesadillas, siendo el episodio en que las agresiones llegaron a uno de sus pequeños el que la orilló a escapar y pedir ayuda. 

Elizabeth  lleva ya cuatro meses en tratamiento en el Centro de Atención A la Violencia Intrafamiliar asociación civil con sede en Mazatlán, está por culminar sus terapias y a decir por su terapeuta, es un caso extraordinario de recuperación. 

Para la joven la organización se ha convertido en su compañera en el proceso.

Hace un año pensaba que su vida no valía la pena, pues en sus adentros arrastraba no sólo la violencia de la que en su matrimonio era objeto, sino la que vivió en su infancia, cuando a la edad de 6 años fue violada en repetidas ocasiones por uno de sus familiares, sin contar con el apoyo de sus padres, pero con el acompañamiento eso ha quedado atrás.  

Tras el trance 'amargo', Elizabeth ha vuelto a nacer, se encuentra resguardada en un lugar del municipio. Después de haber sido sólo ama de casa, ahora ya ha aprendido el inglés como segundo idioma, sabe de estilismo y ha ido desarrollando su pasión por la gastronomía, en espera de muy pronto poder desempeñar dicha carrera y hasta estudiar medicina general como segunda profesión. 

Ahora, sabe que puede salir adelante, pese a ello, pues no está sola en el camino. 

Para quien se encuentre en la misma situación que Elizabeth y requiera de ayuda, ponemos a disposición de usted el número telefónico de CAVI Mazatlán 985 50 55. 


También te puede interesar

Ser violadas miles de veces sin penetración

La violencia callada que lleva hasta el suicidio

Sinaloa y Mazatlán en la #CruzadaConNosotras


Más en Reportajes

Más en Reportajes

PROGRAMAS

Reporteros Pro

NOTICIAS