Los genios inmortalizados en el Centro Histórico de Mazatlán

En el corazón cultural del puerto se encuentran placas adosadas en edificios, casas y hoteles que rescatan el transitar de personajes ilustres de la literatura, la fotografía y la ciencia

Por Eduardo Sainz

Los genios inmortalizados en el Centro Histórico de Mazatlán

La riqueza de la historia de un lugar va más allá de cuántos monumentos tiene o el estilo bajo el que están construidos sus edificios; mucho tiene que ver también las personas que transitaron por ahí y encontraron en ese sitio, en este caso Mazatlán, algo digno sobre lo que retratar, escribir o investigar.

Este hecho lo detectó la Sociedad Histórica Mazatleca, una agrupación sin fines de lucro que, desde el año 2001, ha instalado placas alrededor de todo el Centro Histórico que inmortalizan el paso de personajes ilustres por el puerto.

Los escritores Amado Nervo, Pablo Neruda, Herman Melville y Jack Kerouac; el ajedrecista cubano José Raúl Capablanca; el fotógrafo Edward Weston o el científico Andrew Jackson Greyson, son tan sólo algunos de los personajes reconocidos mundialmente que pisaron tierras mazatlecas y cuyo transitar, se encuentra plasmado en edificios, casas y hoteles ubicados por todo el Centro Histórico de Mazatlán y el Paseo Olas Altas.


Ernesto Hernández Norzagaray, uno de los miembros de la Sociedad Histórica Mazatleca, comenta que este esfuerzo nació como una iniciativa por que propios y extraños reconocieran la tierra de inspiración, fascinación y placer que encontraron esos personajes en Mazatlán. Señala que desde el 2001 a la fecha, se han instalado cerca de 15 placas. 


Enrique Vega Ayala, historiador de Mazatlán, señala que por su carácter de puerto, Mazatlán a lo largo de su historia ha sido entrada predilecta para nuevas ideas, personas y culturas. De ahí que se tenga registro de escritores, estrellas de cine, músicos, y todo tipo de personajes de la farándula y de culto que han nutrido la historia del puerto más allá de su sol y playa. 


Hernández Norzagaray indica que aún hay mucha más historia de Mazatlán que puede explotarse y hacerse visible; como la tradición del ulama en sus comunidades rurales o su pasado como tierra productora de agave.

No obstante, indica que el adolsamiento de estas placas es un esfuerzo noble por acercar al mazatleco, y al visitante, con una parte de la cultura que ha formado a Mazatlán; una historia tan rica e interesante como poco explotada. 



También te puede interesar:

Develan busto en honor al poeta Amado Nervo en Mazatlán

¡Así se vivió el Día de la Música en Mazatlán!

Analizan la narrativa mazatleca de los últimos 30 años

Más en Cultura

Más en Cultura